Blog

Estamos en la era de la reputación

Interesante conferencia de Rachel Botsman en TED en donde habla de la importancia de la reputación personal en la era de la economía del compartir (Sharing Economy)

La tecnología explica Bostman ha creado un mercado en espacios donde nunca habían existido. La gente se ha dado cuenta del poder de la tecnología para liberar la capacidad en desuso y dar valor a toda clase de activos desde habilidades hasta posesiones materiales.

Se trata de una nueva economía y, por supuesto de una nueva cultura, basada en el consumo colaborativo, donde muchas personas se convierte en microempresarios para ofrecer servicios con la intención de hacer dinero con los bienes con los que cuentan. Lo interesante del consumo colaborativo es que los clientes ahorran dinero también, lo que da por resultado una nueva forma de generar riqueza entre sus participantes.

Pero la verdadera magia y fuente secreta, explica Rachel Bostman detrás de los mercados de consumo colaborativo es el uso del poder de la tecnología para generar confianza entre desconocidos.

El consumo colaborativo permite que las personas tengan conexiones significativas que permitirán redescubrir la naturaleza humana que habíamos perdido. Este tipo de consumo se basa en relaciones personales y no sólo en transacciones económicas vacías.

El consumo colaborativo marca el comienzo de un cambio significativo de pensar sobre la oferta y la demanda pero también es parte de un cambio masivo de valores que están en proceso que es el hecho de que en vez de consumir para competir con sus vecinos las personas consumen para conocer sus vecinos.

Lo más interesante es que cada avance tecnológico se emplea para incrementar la eficiencia y el tejido social de la confianza que hace que el compartir sea cada vez más fácil. Es una tendencia que tiene el potencial para cambiar nuestra forma de emplearnos de usar nuestros activos y de convivir. Es quizá una importante solución al problema el desempleo. Es un mundo conformado por microempresarios.

La plataforma en la que se basa todo este cambio es la reputación, es decir la confianza que ha ido evolucionado de compartir información en línea, confiar en la tecnología para ingresar en la web los datos de nuestras tarjetas de crédito para entrar a una tercer ola de confianza que es la de conectar extraños en quien poder confiar para crear una nueva forma de ser productivos.

La experiencia de Uber, por ejemplo ha sido una dura lección para este modelo. Los intereses por un retorno de inversión han castigado al eslabón más débil de la cadena: el conductor, justamente la persona de la cual la reputación es clave para ganar confianza.

Obviamente la tentación por bajar los requisitos de reputación son grandes, pero esta medida afectará la credibilidad. Pero el modelo está en un proceso de nacimiento y se requerirá un modelo de ajuste. Pero el paso de ha dado, ahora la reputación será clave para todas nuestra actividades e incluso más importante que nuestra formación educativa.

La evolución tecnológica lleva esa dirección. Nuestra vida es cada vez más transparente ante los ojos de los corporativos, saben lo que hacemos, cómo y cuando. Úsalo en tu beneficio, construyendo una buena reputación


Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.