Blog

Cinco formas equivalentes de tirar tu dinero al cesto de basura

Este tema es polémico y, sin lugar a dudas, habrá más de una persona que no esté de acuerdo con lo que se dice en este post, principalmente porque es altamente probable que muchos de nosotros hayamos cometido alguno de estos errores más de una vez en la vida.

Pero si lo vemos desde una perspectiva positiva, los errores podrían convertirse en oportunidades de ahorro… si logramos vencer nuestras emociones.

El problema es que el dinero es un poderoso medio para resolver cualquier tipo de necesidades, problemas o circunstancias, por lo que es común que recurramos a usarlo como una solución sin pensar en otras alternativas o en la relación proporcional entre el valor de lo que estamos resolviendo y lo que estamos pagando por ello.

En ocasiones el valor real de lo que recibimos a cambio de nuestro dinero es tan bajo que podríamos decir que estamos tirando nuestro dinero. Esto son cinco ejemplos de este desperdicio

1. Comprar sólo porque es nuevo

El extremo de este tipo de compra está en el terreno de la tecnología. Cambiar un teléfono inteligente sólo porque ya salió la nueva versión es, sin duda, un error financiero. Es posible que las nuevas características de su teléfono no valgan lo que pagará. Además de que esos beneficios le durarán sólo hasta que salga una nueva versión. Con sólo saltar una versión el gasto del dinero que evitará será significativo. Pero estas decisiones no se limitan al campo de la tecnología, lo mismo ocurre con cualquier compra de un producto que sólo se adquiere por novedoso y no por el valor que se obtenga por él: automóviles, ropa, accesorios para el hogar, la lista puede ser interminable. Este valor por supuesto puede ser emocional, pero es aquí donde se pisa terreno fangoso en donde las decisiones son más difíciles de tomar. La regla desde el punto de vista financiero es alejar las emociones de nuestros gastos, aunque sabemos que es un objetivo difícil de cumplir, vale la pena el esfuerzo

2. Comprar sólo porque está en oferta.

La vida está llena de ofertas y algunas parecen irresistibles ¿Qué tal un viaje al 2x1? ¿O una oferta del 60% de descuento? Los ahorros son sólo importantes en la medida en que la compra responda a la solución de una necesidad. De otra forma será un gasto innecesario y por lo tanto una forma de tirar dinero al cesto de basura. La planeación de las ofertas supera cualquier estrategia personal. Están diseñadas para obtener ingresos de las personas que están en el lado opuesto del punto uno. Las personas que están atentas al momento en que los precios mejoren deben ser muy cuidadosas en seleccionar lo que compran pues son muy pocas las que ofrecen el producto en el momento necesario, Por ejemplo normalmente las ofertas los abrigos y suéteres se venden cuando la temporada de invierno ya pasó, o el producto dejó de estar de moda. Debido al tamaño del mercado mexicano las ofertas son escasas o poco atractivas y en este contexto algunos comercios en periodos de oferta sustituyen los descuentos por ventas a plazos a través de las conocidas ofertas de meses sin intereses. Esto último, por supuesto no es un descuento.

3.Pagar comisiones o cuotas altas por usar tarjeta de crédito

Cuando usas una tarjeta de crédito no hay una diferencia real si es dorada, platino o clásica. Mientras tu disponibilidad de crédito sea suficiente para hacer la compra, las clases de tarjetas no hacen significan en sentido práctico nada importante. Pero cuando se adquieren o se pagan intereses, la diferencia sí es importante. La variación entre lo que se conoce como CAT (Costo Anual Total) entre una tarjeta y otra puede ser significativa. Si no hay razones para tener una tarjeta de crédito que cobre comisiones altas es aconsejable pensar en dejar de gastar dinero de un modo innecesario y buscar una mejor tarjeta, aunque sea menos impresionante

4. No comparar e investigar

La lucha no es entre iguales. Mientras que el vende es un grupo de expertos que intentan confundir y persuadir al consumidor para obtener ganancias. El comprador confía y piensa que puede creer porque le gusta, algo en su interior le dice que lo compre, sin darse cuenta que está bajo la influencia de una muy bien diseñada forma de seducción. La compra impulsiva es equivalente a tirar dinero. El consumidor sagaz no compara por impulso, sino después de analizar su decisión, comparar precios y leer las condiciones de la compra que esta realizando.
5. La barrera mental de cocinar en casa

Si suma el IVA y la propina, comer fuera de casa es un mal negocio. Especialmente si se hace de forma regular y no por razones relacionadas con el trabajo y el tiempo de desplazamiento. Las razones de comer en casa están más allá del ahorro del dinero o de temas de salud. También significa la recuperación de una actividad que nos permite dar un uso diferente al tiempo, dando más importancia al disfrute de los ingredientes y del diálogo en familia o con amigos que al hecho apresurado de comer para hacer otras tareas aparentemente más "productivas".

La comida en casa es un acto muy profundo, una reacción a la demanda de consumo, para dar paso a otro estilo de vida en donde es más importante el uso del tiempo de calidad, esta decisión no solo te ayuda a conservar tu dinero, sino a aumentar tu calidad de vida

Artículos relacionados:

Comer bien y ahorrar en la cocina

Cómo animar a tu pareja a ahorrar

Tips para no desperdiciar comida


Fuente

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.