Blog

Pago a través del móvil será más seguro

Las contraseñas bancarias actuales podrían cambiarse por tecnología biometría, una poderosa forma de autenticación que pondrá a prueba la imaginación de los hackers por bastante tiempo.

O al menos eso es lo que se espera.

La vanguardia la lleva Visa que ha considerado que con esta tecnología podrá aumentar la seguridad de sus transacciones a partir del próximo año.

Este cambio forma parte de una regulación conocida como PSD2 orientada a los servicios de pago diseñada por los países de la Unión Europea y constituye una capa de seguridad adicional creada con el fin de prevenir el fraude de pagos y verificar que sea el titular de la tarjeta quien realice el pago.

La biometría conductual funciona a través del análisis de información que se captura a través de las formas únicas en que un cliente interactúa con su dispositivo cuando realiza una compra en línea. Todos tenemos una manera de tomar el teléfono, inclinarlo y usarlo, es por decirlo así una personalidad biométrica única que este tecnología detectará para identificar al dueño del dispositivo.

La tecnología utiliza esta información para confirmar quién realiza la compra y no accede ni comparte ningún dato privado almacenado en un dispositivo.

Al trabajar en el fondo de una transacción, la tecnología puede ofrecer una experiencia perfecta para los clientes al tiempo que garantiza un alto nivel de seguridad.

Visa ofrecerá tecnología biométrica de comportamiento disponible comercialmente a sus clientes a través de VCAS, la solución de autenticación de extremo a extremo de Visa.

Esta nueva tecnología biométrica conductual se desprende de pruebas piloto exitosas de tecnología biométrica de huellas digitales con tarjetas de débito y crédito que permitieron verificar pagos de hasta 100 libras esterlinas utilizando una huella digital en lugar de PIN. El banco fue el primero en el Reino Unido en probar la tecnología y está buscando desarrollarla más este año.

Debido a la importancia que tiene la seguridad para estas empresas, no será difícil que pronto se aplique en otras partes del mundo, entre ellos México.

De acuerdo con Condusef en 2019, los usuarios de tarjetas de crédito y débito intentaron realizar un total de 722 millones de operaciones de compra en sitios de Comercio Electrónico, si bien las que resultaron exitosas fueron el 59% de ellas (422.6 millones), ya que en algunos casos la operación no fue concluida por el tarjetahabiente, en otros no se contaba con el saldo suficiente o bien, el emisor de la tarjeta determinó que el sitio o Comercio Electrónico no era seguro y no autorizó la compra.

Del total de las operaciones exitosas, el 65.7% se realizó con tarjetas de débito y el restante 34.3% con crédito. El importe total de las compras sumó los 246 mil 037 millones de pesos, una cifra importante que requiere de la atención de bancos, comercios y autoridades para que se eviten los intentos de hackeo, pero que por otro lado refleja la confianza que el consumidor mexicano está adquiriendo en estos sistemas de pago ya que creció 29.3% respecto al año pasado

Con toda seguridad las cifras del 2020 serán mayores, a pesar de la crisis, pues el comercio electrónico se ha convertido en la única opción de compra debido al confinamiento social.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.