Blog

No volveremos a ser los mismos

Quizás en un rincón de tu mente, aguarde la idea de que todo esto acabe para volver a hacer las mismas cosas que antes. A nuestra mente le gusta lo conocido, lo habitual, así no tiene que esforzarse

Pero no ocurrirá porque el mundo ha cambiado. Pero si pudiéramos regresar al pasado, tampoco nos sentiríamos cómodos, porque también cada uno de nosotros hemos cambiado.

El impacto es en todos los ámbitos, pero nos concentraremos en nuestro mundo, el de las finanzas personales. Más allá de la crisis y de los retos económicos que tenemos que resolver, estas semanas de encierro social nos ha llevado a conocer otras formas de hacer las cosas. La mayoría de nosotros empezó a usar lo que evitaba y ha terminado por ser parte de su vida.

Las noticias del crecimiento del comercio electrónico y el boom de plataformas de videoconferencias como Zoom así lo demuestran. También, por supuesto, los servicios de entrega a domicilio. Esto ha ocurrido en las ciudades.

Pero también está ocurriendo en las pequeñas comunidades, el gobierno he estado promoviendo la entrega de apoyos directamente, lo que ha llevado a las personas a usar una tarjeta de débito y conocer sus beneficios. Poco a poco se crean nuevas sucursales tanto de gobierno como privadas y las que existían tienen más usuarios.

La conciencia de la importancia del dinero ha llegado a nuestras mentes. En una conversación de jóvenes centennials de la que fui testigo, el tema de conversación pasó aceleradamente de las ofertas en línea a la importancia de ahorrar. Ningún adulto llegó a sugerirlo, ellos de pronto se volvieron uno de ellos al hacerse cargo de nuevas responsabilidades que no esperaban tener.

Saldremos adelante. El ser humano tiene al capacidad de superar los retos más difíciles y este lo resolveremos, aunque sea tan grave como lo fue en la crisis del 29.

Pero lo mejor de todo es que saldremos fortalecidos, nuestra nueva normalidad tiene más fortalezas que desventajas:

-La sociedad entera se está moviendo hacia la modernidad, se han dejado atrás la barreas psicológicas del uso de la tecnología y se están aprendiendo nuevas habilidades.

-Las crisis siempre traen una conciencia del consumo. Esto es una ironía porque a menor consumo mayor es la crisis, pero en entorno individual un menor gasto nos da la fortaleza para superar nuestros retos económicos.

-Pronto hemos aprendido que es mejor tener que sacrificar los ahorros -cuando nos hace falta dinero- que tomar una deuda cuya capacidad de pago es incierta.

-Hemos aprendido a darle otra dimensión al crédito. Sabemos que la recuperación es larga y que será más difícil adquirir nuevos compromisos. Un sentir de pesimismo hacia el futuro nos ha vuelto más prudentes.

-También hemos aprendido que cada peso cuenta, por poco que sume. Que hay personas que tiene que arriesgar su vida día a día para poder llevar comida a casa. El concepto de vivir al día ha adquirido otra dimensión.

-El gasto lo hemos reivsado con mayor conciciencia. Ahora sé que Netflix, por ejemplo, se ha duplicado en unos meses y muchos nos empezamos a preguntar si es necesario, antes era más económico que el cine, ahora quizás es más caro que un buen libro o que una conversación profunda con personas que amamos.

Pero lo más importante de todo es que la búsqueda continua. Aun no conocemos todo, hay nuevos servicios y tecnologías por descubrir que nos pueden ayudar a mejorar nuestras finanzas personales, también nuevos hábitos por cambiar. Ahora no nos preguntamos si sabremos cocinar, sino cuales el mejor juego de cuchillos que puede ayudarnos a hacer mejor lo que cocinamos.

No son pocos los que se han sorprendido lo barato que es cocinar, que han rescatado las recetas de la abuela y que los niños son más divertidos y estar con ellos es más placenteros cuando se les pone atención.

.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.