Blog

¿Es verdad que se debe gastar para crecer?

A partir de un artículo que publicamos recientemente en Vive con Crédito sobre “Cómo mejorar tus ingresos recortando gastos” en donde explicamos la importancia de gastar menos de lo que se gasta y evitar deudas en tiempos de crisis, se ha abierto una polémica entre mis conocidos sobre la importancia o desventaja de este recorte.

Las posiciones se dividen en dos grandes grupos:

Por un lado, las personas que vienen de una sociedad de carestía, la prudencia en los gastos debe llevarse al máximo. Evitar el desperdicio puede ser incluso más importante que el cuidado a la salud, aunque está claro que llevar al extremo esta decisión puede resultar más caro a largo plazo. La idea general es ahorrar lo más posible, conservar el dinero y con eso se logrará estirar el ingreso lo más posible.

Su contraparte hace exactamente lo contrario, asume que es un situación momentánea y se enfoca en consumir lo que desea, bajo el argumento de que sólo se vive una vez y que el recurso más importante de todos, el tiempo, se desperdicia si no se vive intensamente. El riesgo, está por demás decirlo, es que los ingresos caigan y no se tenga más que créditos por pagar en el futuro.

Desde nuestro punto de vista, ambas posturas son simplistas y ninguna soporta un análisis a fondo de la situación patrimonial o de libertad financiera que todo mundo desea. Ni el ahorrador hace nada importante con su dinero sobrante, ni el gastador orienta su gasto al crecimiento de su patrimonio

El tema del recorte de gastos no es tan complicado: todo lo que hagas tiene que ver con la construcción o destrucción de tu patrimonio, es decir de lo que realmente tienes,

Para calcularlo es muy sencillo, su valor se obtiene restando lo que tienes de lo que debes. Si hicieras un análisis mensual sobre el valor de tu patrimonio podrías tener una idea clara de la evolución de tus finanzas personales.

Ni el ahorro ni el gasto a ciegas construyen un patrimonio. En realidad, quien lo hace crecer gasta, aunque el término más preciso es “invierte” sus recursos de forma planeada.

Y no se requiere una maestría en finanzas para aumentar tu patrimonio.

Hay personas que invierten sus ingresos en compras de alimentos de forma ordenada. Buscan los mejores precios y sin sacrificar lo que les gusta, adquieren lo que seguramente consumirán, congelando los precios en sus alacenas, lo que significa que su patrimonio crece, aunque sea difícil de cuantificar.

Por supuesto se trata de diversificar, no todo se irá en comida, aunque esto depende de lo ingresos personales. Otras personas pueden pensar en invertir comprando ropa en lugares con precios económicos e incluso aparatos electrónicos o electrodomésticos. Esto no es fácil, se trata de ahorrar en compras que uno hará necesariamente, no en “ahorrar” con la creencia de que se gana comprando algo que no se necesita. Esto último es consumismo.

Y es que el ahorro es un concepto que debe ser analizado con cuidado y de forma minuciosa. Recientemente nos enteramos de que algunos funcionarios bancarios se ríen de las personas que ahorran, porque están llevando su dinero a una cuenta en donde día a día por la inflación y -aún peor- por las comisiones que en ocasiones se pagan.

El ahorro, para que sea útil debe ir acompañado de la inversión. Y esto exige que se echen a andar las neuronas en gastos que traduzcan en buenas inversiones.

Desde una perspectiva social el ahorro mata la economía, especialmente la local. Si dejamos de gastar muchas personas ya no tendrán ingresos y la economía sufrirá más.

Pero para evitar que se busque consumir por el simple hecho de consumir, el gasto debe estar planeado.

El secreto de las personas que construyen un patrimonio no es tan oculto, en realidad todo mundo lo sabe. Lo que hacen es trabajar para que su patrimonio crezca, buscan soluciones, las estudian, las analizan y reflexionan y terminan tomando una decisión que, aunque implique un riesgo es mucho mejor que aquellas que se toman por imitación o por desgana de pensar.

Las personas que comprenden este proceso, que lo han analizado y estudiado las opciones, son las mismas que usan el crédito a su favor y obtienen provecho de éste.

.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.