Blog

CoDi te ayuda a evitar cajeros automáticos

Nos demos cuenta o no, el uso del efectivo va a la baja y cada día es más complicado obtenerlo, especialmente en momentos en donde la sana distancia es un imperativo social y personal.

Por supuesto hay todavía un gran sector de la población que su vida económica se desenvuelve en el mundo del efectivo: reciben sus ingresos, gastan y pagas sus deudas en efectivo, especialmente en zonas rurales y en el sector económico informal.

Pero para otro sector de la población, los que trabajan para empresas el uso del efectivo va en picada. Usualmente les depositan su quincena en una tarjeta de débito y luego se enfrentan a la incómoda tarea de hacer filas en cajeros saturados de gente en lugares incómodos y peligrosos.

Para ese tipo de personas, que usualmente son mayoría en los zonas urbanas grandes como en la Ciudad de México, contar con un sistema para hacer pagos en comercios y tiendas cercanas significa una gran comodidad y mayor seguridad en su persona.

El sistema existe, se llama Cobro Digital (CoDi) y se ha estado promoviendo desde hace meses. De acuerdo con el titular de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, actualmente 2.5 millones de usuarios de bancos en México tienen una aplicación bancaria móvil por lo que ya están en posibilidad de pagar CoDi, si así lo quisieran.

Los beneficios que este sistema ofrece es que es más seguro y no significa ningún costo para quienes lo usan y con ello se reduciría la asistencia a cajeros automáticos que ahora representan un problema para mantener la sana distancia.

Sin embargo, el reto es para que los comercios lo reciban pues el uso aún no está muy difundido, por lo que la asociación busca promover el uso de este sistema.

Estas declaraciones fueron hechas por Niño de Rivera que participó en la videoconferencia de prensa que se dio el día 9 de junio del presente por parte Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México

El reto para las autoridades financieras es lograr que pequeños comerciantes que estén dispuestos a que sus ingresos se registren en el banco podrían recibir esta forma de pago y facilitar la vida a sus clientes. Pero esto implica un cambio en la visión fiscal y una mayor confianza en las entidades financieras, lo que llevará tiempo.

Por esa razón las empresas grandes pueden ser un puente para que la gente empiece a utilizarlos, próximamente se podrán pagar servicios como el Metro y el Metrobús, lo que será un gran impulso para que este sistema se popularice.

Aun está distante el momento en que le pueda pagar a la señora que Tlacoyos por docena en la banqueta o que se reciba este sistema de pago en los mercados públicos. Pero quizás esto no sea del todo necesario si existieran servicios donde se diera también efectivo con este sistema de pago. Por supuesto esta opción está en mi imaginación, la ABM no está pensando en algo así. Aunque en países europeos esto ya es posible porque los cajeros automáticos han disminuido y es más fácil que el dueño de un bar nos de efectivo que tener que recorrer grandes distancias para dotarse de efectivo.

A menos que tengas un cajero del banco donde tienes tu cuenta a la vuelta de tu casa, siempre estará más cercanos los lugares donde compras cosas de último momento y donde el pago con tarjeta no siempre es la opción más cómoda o segura.

CoDi sería una solución cómoda.

Sin embargo, en un sector importante de la sociedad, con visión crítica, consideran que esta propuesta es el primer paso para un mayor control social a través de la desaparición del efectivo. Es una preocupación razonable, pero el uso de CoDi no implica que dejemos de usar efectivo, dependerá de los ciudadanos que con el uso consciente de las diferentes formas de transacción defiendan sus intereses, sin perder las beneficios que ofrecen las nuevas tecnologías.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.