Blog

En tiempos crisis cuida tu historial de crédito

Generalmente tus emociones te indican lo contrario: lo que necesitas es dinero y lo natural es buscar la manera de encontrarlo y un crédito siempre aparece en la mente.

Pero este razonamiento tiene una trampa: no estás considerando el papel del crédito. Éste es un adelanto de tus ingresos, no dinero extra. Esto significa que si te dan dinero ahora recibirías menos dinero más adelante.

Pero qué pasa cuando esta falta de dinero se debe a una disminución o pérdida de tus ingresos, no te pueden adelantar algo que no recibirás… hasta que tus ingresos se recuperen.

En esas condiciones el crédito es una trampa que te hunde más en lugar de solucionar tus problemas. La respuesta es clara, fría y contundente: si tienes problemas de ingresos, no pienses en créditos para solucionarlos.

Pensar así te llevará a pensar en situaciones que no quieres aceptar: regresar el automóvil que ya no podrás pagar, cancelar un curso o un servicio que consideras indispensable para tu futuro, quizás tener que vender algo para pagar tus deudas. Quizás pensar en servicios públicos para la educación o la salud. Y cambiar de casa a un lugar más barato, si estás rentando.

Todo esto es doloroso, pero son las medidas que se deben de tomar cuando se prevén problemas de ingresos.

Es por esto por lo que cualquier consejero financiero, vídeo o artículo sobre finanzas que veas te dirán: paga tus deudas. Porque una vez que no tienes deudas te podrás concentrar en lo importante: alimentarte y tener un lugar para sobrevivir la crisis.

Los analistas que otorgan crédito están obligados a endurecer sus criterios para autorizar créditos precisamente porque hay indicios económicos señalan que muchos de nosotros tendremos problemas de dinero y se nos limitará el crédito o se cancelará la capacidad de obtener créditos durante un periodo de tiempo.

Si tienes deudas y no las liquidas, la dificultada será visible en tu calificación de crédito. Lo mismo ocurre si tus créditos están al limite o cambia tu conducta de pagos, reduciendo los montos.

Hay casos, sin embargo, donde la situación puede ser diferente. Por ejemplo, si eres un pequeño empresario y tienes garantizado tu mercado, pero requieres de un crédito para reiniciar actividades. En este caso el crédito es un apalancamiento para reiniciar tu empresa y está justificado. Pero si has hecho un mal manejo de tus créditos no contarás con esta posibilidad.

Desde esta perspectiva es fácil comprender porque tu calificación de crédito y tu historial crediticio son indicadores muy buenos sobre tu salud financiera. No esperes a que te nieguen un crédito, o te reduzcan tus límites de crédito.

Actúa reduciendo tus deudas y no tomando nuevos créditos hasta que tus ingresos puedan volver a ser regulares y tengas un proyecto que garantice el pago de este. Si tu historial se ha mantenido limpio en estas fechas, seguramente recibirás créditos en muy buenas condiciones.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.