Blog

La oportunidad que bancos y Fintech dejaron ir

Es claro que la preferencia de los banco y empresas Fintech es la reducción del uso del efectivo, ya que eso les permite el aprovechamiento de diferentes modelos de negocio y oferta de servicios.

Pero en México el uso del efectivo está muy arraigado y esto no cambiará tan fácilmente. De hecho para las personas que quieren no usan efectivo se ven obligadas a hacerlo porque aun hay muchos establecimiento y proveedores de servicio que solo reciban pagos en efectivo.

Así que, les guste o no, la mayoría de las personas han tenido que acercarse a un cajero automático o sistema comercial como lo supermercados que les permita obtener dinero en efectivo.

Esto obliga a la mayoría de las personas a ir a los cajeros automáticos, aun cuando no lo desearan

Con la creencia de que podíamos hacer un comparativo de servicios de entrega de dinero a domicilio para que las personas que no quisieran salir de casa porque el banco o el cajero les queda lejos, hicimos una búsqueda y nos sorprendimos de que sólo una empresa (Rappi) ofrece este servicio, y que un banco (Santander) lo hace también pero para sus clientes premium.

La carencia de este servicio que el gobierno de la Ciudad de México se ha visto en la necesidad de ofrecerlo como parte de un apoyo social a las personas que presentan síntomas de Covid-19. En otros países como Argentina, los supermercados han aumentado el monto de entrega de efectivo en sus cajas por esta situación.

Antes esta falta de opciones es evidente las empresas Fintech están perdiendo la oportunidad de llegar un mercado cautivo que estaría interesada en tener este servicio disponible con mayor competencia

Es altamente probable que una gran porcentaje de la población no sepa que Rappi puede llevar dinero en efectivo a la casa de las personas que están dentro de su cobertura, porque no es suficientemente grande para dar a conocer sus servicios, pero su sistema es tan simple que cualquier empresa de mensajería lo podría hacer con montos pequeños.

Fenómenos como estos, en donde las condiciones normales se suspenden, se convierten en oportunidades para empresas visionarias. Es una sorpresa que las ágiles Fintech no hayan despertado a este servicio, probablemente porque su vocación es justo al contrario al uso del efectivo.

Este caso es un buen ejemplo de cómo adaptarse a hábitos culturales de la población también puede ser una oportunidad de negocio, como aquellas Fintech que han aprovechado costumbres de la población como las tandas o lo que llamamos hacer una coperacha para algún objetivo en particular.

Aunque la tendencia es hacia el uso de dinero virtual, los cambios no se dan de la noche a la mañana y en ese periodo de transición se abren nichos de negocio. Esto ocurre también en todos los sectores.

¿Cuántas oportunidades se están dejando de aprovechar por estar mirando hacia otra parte?

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.