Blog

¿Qué opinas de los bancos tradicionales?

El confinamiento y suspensión de actividades no esenciales está haciendo evidente fallas y obsolescencia de algunos servicios bancarios en México.

Y es que a pesar de que su actividad se ha considerado esencial y no ha suspendido labores, las medidas internas que han tenido que implementar está demostrando su incapacidad de respuesta a pesar de sus esfuerzos constantes por invertir en tecnología y abrir vías de comunicación y servicios digitales.

Quizás el asunto no tenga que ver la tecnología sino con con una inercia cultural de su servicio del que no pueden salir.

EL contraste es grande cuando se compara con las empresas Fintech, pequeñas, flexibles y con toda la energía para ofrecer servicios las 24 horas del día los 7 días de la semana desde la comodidad del hogar de los usuarios.

Esto es lo que hemos detectado que está pasando en muchas instituciones de la banca internacional.

Algunos de nuestros lectores nos han preguntado qué pueden hacer para contactar a los bancos con el fin de poder aprovechar los beneficios que estos ofrecieron para aplazar el pago de sus créditos por algunos meses debido al impacto de la pandemia.

La preocupación ha sido creciente en virtud de que el tiempo pasa y la instrucción de llamar por teléfono no se puede seguir debido a la saturación de las líneas telefónicas. El rumor entre los que han logrado sobrevivir ha sido que vaya la gente a las sucursales en donde el funcionario del banco llama a la oficina correspondiente para que el trámite se inicie.

Bastante burocrático, ¿no les parece?

Personas de la tercera edad o de grupos vulnerables tienen que ir a una sucursal a hacer un trámite y salir de su distancia social porque el banco no tiene la capacidad de responder a estas solicitudes por teléfono.

Por supuesto esto no ocurre con todos los bancos, hicimos un leve sondeo y vimos que unos bancos si ofrecen el registro de los beneficios a través de una página web, pero al menos uno de los más grandes de México solamente ofrece esta ayuda por teléfono y no informa nada más.

Da la impresión de que es una barrera para desalentar a los posibles beneficiarios.

El tiempo ha corrido y en muchos casos los plazos se han vencido. Llama la atención que aun haya personas que no puedan aprovechar estos beneficios.

En otro de los bancos importantes nos enteremos que trámites como aclaraciones en tarjetas de crédito no se están ofreciendo por el momento, sino hasta que termine la fase 3 en el que se encuentra la sociedad mexicana por la pandemia.

Mientras tanto las Fintech ofrecen una variedad de servicios, desde créditos para personas y empresas, trámites de hipotecas, sistemas de pago y aplicaciones para administrar el dinero con mayor eficiencia.

Esta explosión de servicios que están siendo aprovechados por empresas mas ágiles e innovadoras me recuerda el proceso de inserción y evolución de los servicios de internet en México.

Y los resultados se ven por todos lados la gente se está moviendo a estos nuevo servicios financieros.

Las grandes firmas de telecomunicaciones eran monstruos burocráticos que cobraban por minuto las llamadas de larga distancia, se tardaban años en instalar una línea y eran bastante malos en el servicio al cliente. De pronto llegaron una multitud de proveedores de servicios de internet que ofrecían diferentes beneficios a los consumidores.

Hubo un momento en que nos preguntamos si estos pequeños David serían capaces de derrumbar a los Goliat de las telecomunicaciones. No fue así, los grandes absorbieron a los pequeños, pero también sus beneficios. Ahora gozamos de más servicios a menor costo gracias a la intervención de esas empresas innovadoras que hicieron evidente la ineficiencia de los gigantes.

Algo similar podría ocurrir ahora.

¿Qué opinión tienes de los servicios bancarios tradicionales?

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.