Blog

4 propósitos para dar espacio a los centennials en la década de los 20

Desde la prehistoria hasta que se lograron avances importantes en la medicina, el reto más importante de la humanidad era la sobrevivencia de los niños, la mortandad era tan alta que ese simple hecho bajaba la edad promedio del ser humano.

No es que no hubiera ancianos, los había, pero el hecho de que murieran tantos niños hacía que la edad promedio del hombre fuera de entre 35 y 40 años porque la mortandad infantil bajaba esta cifra.

Esto se superó, pero en la actualidad la edad en la que las amenazas para el ser humano son más grandes apenas avanzó unos años, ya no son los niños los que están en riesgo, sino los jóvenes que afrontan retos de drogadicción, violencia, desconfianza de la policía, nulas o malas oportunidades de empleo y educación y falta de comprensión de los adultos.

Esto se escribe fácil pero habría que realmente ponerse en los zapatos de los centennials para ver que sólo una élite privilegiada va a universidades y se divierte en casa con videojuegos. Una inmensa mayoría no puede estudiar ni trabajar y si llega a encontrar empleo, obtendrá un sueldo que no será suficiente para una vida sana, viaja en transportes de alto riesgo y se le plantea ante sí un futuro desolador contaminado y con pocas expectativas de salir adelante en la vida con prosperidad y bienestar.

Las cifras son contundentes, sólo basta echar una ojeada al estudio que realizó la ONG Alianza Jóvenes con Trabajo Digno para reconocer los enormes retos que la sociedad mexicana tiene para los jóvenes

Fuente

Esta es la vida que los adultos están heredando a los jóvenes, nadie se da cuenta porque los padres sólo se preocupan por sus hijos y hacen lo que creen que pueden, pero la sociedad sólo ofrece algunos proyectos que aunque si están cambiando las oportunidades (como el programa Jóvenes Construyendo el Futuro) o el de becas para preparatorias, la sociedad en su conjunto no se ha abierto para generar espacios a una juventud que se ve amenazada por el desempleo, la pobreza, las drogas y la violencia.

¿Qué debería cambiar?

Todo indica que no bastan los esfuerzos de los padres de familia, el gobierno y la educación. El reto es de la sociedad entere y ahora que empezamos una nueva década nos parece buena idea hacer una lista de propósitos para que la década que estamos por iniciar cambiemos todos para resolver este enorme reto que tenemos.

Estos serían nuestros propósitos que como sociedad nos gustaría tener para que los Centennials tengan una mejor expectativa del futuro

-No pensar que el problema es del gobierno y de los padres de familia. Es de todos. La sociedad es la que les cierra las puertas a jóvenes por su manera de vestir, sus preferencias de género o su lenguaje.

-Escuchar sus necesidades. Hemos escuchado a jóvenes que les gustaría trasportarse en bicicleta, por ejemplo, pero temen a los autos y aunque parezca increíble no tienen apoyo económico para adquirir un vehículo que les ahorraría mucho de sus ingresos si encontráramos fórmulas para ayudarles. Es importante comprender que la forma en cómo se expresan no lo hacen mediante un memo dirigido a varias personas. Utilizan sus medios de expresión y eso puede dificultarnos el entenderlos

-Romper nuestros prejuicios. Por experiencia hemos visto que los jóvenes son confiables, creativos y participativos, pero dudamos de ellos por su manera de vestir, expresarse e interactuar con los demás. Al mirar más allá de nuestras propias limitaciones nos permitirá conocer a las personas y descubrir sus cualidades individuales, que todos tenemos.

-Apoyar sus propuestas. Los centennials están realmente preocupados por el futuro, por lo que sus propuestas no sólo tienen que ver con el resto de las personas, sino con ellos mismos. Es importante comprender que es un clamor de supervivencia y no caer en los errores clásicos de pensar que son chicos y no saben lo que piensan.

Tolerancia. Aunque los veas totalmente adultos, muchos jóvenes no han terminado su proceso de maduración. Hay teorías en las que se considera que el cerebro de un chico se estabiliza hasta que cumple 25 años. Cumplir 18 es sólo un trámite, los verdaderos retos de su crecimiento están en proceso y debemos de tomar en cuenta este aspecto para hacer cualquier tipo de valoración. En las chicas la edad de maduración es anterior, pero no hay mucha diferencia
Artículos Relacionados:
Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios.

Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.