La Navidad en el mundo Centennial

Voz de Centennials

Han pasado ya 2019 años desde que se comenzó a festejar la Navidad, como sabemos, esta fiesta es para conmemorar un año más del nacimiento de Jesucristo.

Sin importar cuáles sean nuestras creencias, la mayor parte de la población mexicana celebramos la Navidad de la manera tradicional: adornando un pino, colocando un Nacimiento, luces en las fachadas de nuestras casas, etcétera.

Pero en la actualidad ha habido un cambio significativo en cuanto a esta celebración se refiere, pues los jóvenes Centennials celebran de distintas formas la Navidad.

Algunos optan por salir de viaje con sus parejas y recorrer distintas locaciones para averiguar cómo se celebra esta fiesta; otros jóvenes prefieren quedarse en casa, junto a su pareja a ver películas, jugar juegos de mesa, contar anécdotas y cenar alimentos fuera de la tradición; algunos otros jóvenes prefieren no celebrar de ninguna manera, pero ya lo dice la gente para gustos, colores.

Personalmente me encanta la Navidad, es la época en la que nos reunimos con la familia, recordamos lo bueno y lo malo del año, recordamos a las personas que se fueron, a los recién llegados a la familia, los logros y los fallos pero lo más importante es que está toda la familia junta en una sala.

Pese a ser una de las fiestas más coloridas, más familiares, más queridas por la sociedad tiene su lado oscuro, pues si nos damos cuenta:

1.- Cortamos un pino para decorar nuestro hogar.

2.- Consumimos mucha energía eléctrica con las lucecillas decorativas.

3.- Consumimos mucho gas, pues las tuberías se enfrían demasiado, además de la hora de preparar la cena navideña.

4.- Gastamos mucho dinero en regalos.

Debido a estos gastos, los jóvenes Centennials hemos discutido que sería por utilizar calentadores de agua eléctricos o con paneles solares, además de estufas electromagnéticas, no utilizar lucecillas para adornar nuestra casa ni nuestro pino; dar presentes hechos en casa o reutilizados de otros años.

Otra forma de evitar gastar demasiado en gastos existe la opción: “roperazo”.

Este juego consta de que toda la familia se junte unos días antes para recopilar prendas de ropa, juguetes, artículos de higiene, etc. que no se hayan utilizado en el año. Estos artículos o prendas deben ser nuevos o de poco uso.

Una vez reunidos estos artículos se envuelven en una bola gigante de plástico o en sábanas. Cuando la tela esté lista, se tira un dado y el número que salga en la cara se multiplica por 10; estos serán los segundos que el jugador tendrá para desenrollar la tela y quedarse con los artículos que logre sacar.

En conclusión, la Navidad es una época que debemos aprovechar para regalar, habar, disfrutar, pedir perdón y disfrutar del tiempo de convivencia.
Cualquiera que sea nuestra forma preferida de celebrar, en La Voz de Centennials les deseamos una muy feliz Navidad y un próspero año 2020.
Artículos Relacionados:
© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.