Guia del uso de dinero para jóvenes

Vive mejor

Los padres se preocupan mucho por darles a sus hijos una carrera para que estén mejor preparados para el futuro. Si les fuera posible les conseguirían hasta el trabajo. Aquellos padres que han logrado hacer un patrimonio están preocupados por dejarles a sus hijos una herencia razonable para que puedan seguir con su calidad de vida.

Pero todos esos esfuerzos pueden esfumarse si sus hijos, o ellos mismos, no están bien preparados para administrar su dinero. Hay errores en el gasto del dinero que sin importar lo que se tenga o lo que se gane puede llevarnos a la bancarrota, incluso a las personas más adineradas.

Administrar el dinero es fácil, tan simple que hay pocas fuentes de información para que la gente, especialmente los jóvenes, se aseguren de estar haciendo lo correcto con su dinero. Por el contrario, el mundo está saturado de mensajes que impulsan a la gente inexperta a gastarse su dinero, poniendo en primer lugar la satisfacción personal inmediata

Por eso pensamos que, si empiezas a ganar tu propio dinero, o llevas años ganando mucho pero no tienes nada, sería bueno que empezaras a seguir esta pequeña guía.

Establece objetivos financieros

Si no sabes lo que quieres, no sabrás lo que tienes que hacer. Define con precisión qué es lo que quieres hacer y lo que necesitas ganar para lograrlo.Un amigo que se ha hecho millonario por el esfuerzo de trabajo siempre explica a todos que la clave de su éxito es el de haberse puesto metas claras de lo que ha querido alcanzar.

Edúcate

Nadie nace sabiendo, pero en el tema del dinero unos tienen la fortuna de aprender por la convivencia con padres que saben hacer fortunas y otros con desventaja de vivir en un entorno familiar conformado por una mala administración. La única solución es educarse y para eso no es necesario pagar ninguna maestría ni tomar cursos en el extranjero. Aprende primero a hacer un presupuesto, que es tasa de interés, tipos de crédito y cuando tengas un capital aprende poco a poco a invertir. La educación financiera jamás termina, pero en muchas ocasiones nunca se comienza.

Haz un presupuesto

La palabra puede referirnos a una actividad compleja, pero no es así. El paso más sencillo es hacer dos listas, una quizá muy corta: cuantos ingresos recibes al mes. La otra un poco más larga: cuanto gastas o debes gastar al mes. Siempre debe ser mayor la cantidad de ingresos que lo que gastas. Y ahí empieza el trabajo de hacer un presupuesto, calcular lo que vas a gastar y lo que tienes que gastar. Es todo.

Ahorra

Estuve tentado a poner esta palabra como primer consejo, pero me pareció demasiado extremo. El ahorro lo es todo. Lo podemos traducir como “nunca gastes más de lo que ganas”, pero si eso te cuesta trabajo, entonces puedes verlo desde otra perspectiva. “págate a ti primero”. Es decir primero ahorra y luego gastas lo que debes gastar. La cantidad a ahorrar no la puedes definir si no haces antes un presupuesto, pero esta es el primer paso para la libertad financiera, el segundo tiene que ver con lo que harás con ese dinero.

Aprende sobre los beneficios de todo

Desde tu empleo hasta lo que compras pueden tener beneficios de los que debes estar enterado. Prestaciones que tienes que solicitar, descuentos o regalos que pueden ofrecerte con tus ahorros o en tarjetas de crédito. Descuentos por pagos adelantado en predial o en colegiaturas. Ofertas de supermercado, baratas o ventas nocturnas. Todo lo que signifique hacer rendir tu dinero lo debes sabe… siempre y cuando respetes tu presupuesto. Recuerda que hay un dicho japonés muy útil. Un centavo ahorrado, es un centavo que se gana dos veces.

Desarrolla un perfil de crédito

Ser bueno con el dinero y tener un buen crédito van de la mano. Contar con un perfil de crédito con altas calificaciones es la llave para aprovechar oportunidades o resolver emergencias. Si empiezas a ganar ingresos empieza con una tarjeta de crédito y aprende como sacarle el mejor provecho. No escuches los consejos de amigos o malos ejemplos que te dicen que no pasa nada si no pagas. Sí pasa y tardarás mucho en recuperar tu credibilidad crediticia si eres un mal pagador.

Evita la deuda cara

Para cubrir este punto ya debes sabe que lo más caro es perder una oportunidad de hacer dinero. Los créditos son caros cuando se usan para adquirir servicios o productos innecesarios, no importa si la tasa de interés es de cero por ciento. También ocurre lo contrario, son baratos cuando al final de pagarlos has hecho más dinero, en este caso sólo importa la tasa de interés para verificar que en efecto te ha servido para mejorar tu riqueza.

Controle tu relación deuda-ingreso

Las líneas de crédito no son para saturarlas, no importa si tienes cien mil pesos de disponibilidad de crédito si sólo puedes pagar mil pesos mensuales El consejo para inexpertos en nunca exceder el 30% de tus ingresos mensuales en pago de créditos.

Respeta tu relación con amigos y familiares

No pidas prestado a amigos ni a familiares, ni mucho menos les pidas que sean tu aval. Cambia de crédito o mejora tu capacidad crediticia. La amistad y la familia valen más que el dinero. Lo mismo aplica al revés, no les prestes dinero, mejor ayúdalos a resolver sus problemas o a alcanzar sus objetivos, así se traduzca en darles dinero.

Invierte

Este último consejo y el siguiente deben aplicarse exclusivamente cuando se hayan resuelto los anterior. Mientras eso ocurre estarás ahorrando el dinero que invertirás. Invertir requiere de conocimiento y valoración de riesgos. Cualquier inversión puede representar a menos la pérdida de ganar más dinero, pero en ocasiones se traduce en la pérdida de tu inversión, depende en donde inviertas tu patrimonio. Investiga haz inversiones seguras, cuando estés seguro que así será. O toma riesgos controlados en donde limites tus pérdidas y no te lamentes por ello. La experiencia y la práctica te dirán donde invertir. Mientras lo sabes sólo ahorra, este paso jamás debe ser apresurado.

Estabiliza sus ingresos

Este consejo lo dejé hasta el último por requerir de una visión realmente de riqueza. Un sueldo jamás te sacará de pobre, pero podrá ayudarte a estabilizar tu vida para que puedas prepararte para buscar tu libertad financiera. Las oportunidades de trabajo son tan escazas que debemos prepararnos para obtenerlas, pero el trabajo no termina cuando se encuentra un empleo, es apenas el comienzo para buscar cómo incrementar tu patrimonio, ahorrar y aumentar tus ingresos. Recuerda que la estabilidad es momentánea y debe ser aprovechada lo más posible.

Fuente

Artículos Relacionados:

Dinero fácil

El recurso más valioso que el dinero

Los jóvenes debemos ahorrar

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.