El poder centennial del consumo

Vive mejor

En las conversaciones con las personas que te rodean no se tarda mucho en que alguien diga algo que antes era considerado como extraordinario: esta persona se ha decidido por  contraatacar el terrible problema del cambio climático. Cualquier acción, aunque sea simple y modesta.

Ya sea rechazando bolsas de polietileno, comprando productos con empaques biodegradables, recolectando tapas de plástico o participando en movimientos por recoger basura o colilla en las calles, la gente no solo se preocupa, está actuando.

Estas acciones están principalmente encabezadas por jóvenes centennials que tienen claro que ya no hay tiempo para esperar una solución. Un activista del movimiento Fridas to the Future lo sintetiza en una frase: “Debemos de dejar de financiar cosas que destruyen el planeta y financiar cosas que la ayudan”

Lo interesante es que es justamente esta generación la que es considerada como “nativa digital” es decir es la primer generación de la humanidad que nació cuando las tecnologías de información ya se habían popularizado y su relación con ella es similar a como se aprende un lenguaje en modo nativo: es algo natural.

Y de forma natural, las aplicaciones que ahora son sólo buscadores de precios se irán convirtiendo en apps que busquen productos que financien cosas que ayuden al planeta y beneficien su economía.

Porque irónicamente inclinarse por una vida de consumo que impacte menos al planeta tiene un efecto positivo también para los recursos financieros propios: es más barato transportarse en bicicleta que en vehículos a gasolina, son más económicos los alimentos en envases naturales o artesanales, como las frutas o los tamales, que los productos fabricados industrialmente. La lista puede ser interminable.

Esta visión alternativa del consumo empieza a construirse.

A partir del pasado mes de septiembre se ha lanzado una aplicación llamada Price Kaki que reúne y compila los precios de los productos diarios vendidos en múltiples tiendas físicas en Singapur.

La aplicación permite la comparación de precios de comestibles, artículos para el hogar y comida de vendedores ambulantes, en todos los puntos de venta, lo que facilita a los compradores a tomar decisiones informadas y obtener valor por su dinero.

Se trata de aplicación móvil de crowdsourcing que permitirá a los compradores obtener más por su dinero al comparar los precios minoristas y las promociones de comestibles, artículos para el hogar y comida de vendedores ambulantes que se venden en algunos puntos de venta.

La aplicación fue diseñada por la Asociación de Consumidores de Singapur (CASE) que también permitirá a los usuarios realizar un seguimiento de los cambios de precios.

Nótese que habla de vendedores ambulantes que venden en diferentes puntos de venta, no de grandes almacenes, que tienen diversas vías de promoción. Falta aun por supuesto el enfoque ecológico, pero debemos comprender que no son los Centennials los que están diseñando estas aplicaciones, por lo que no es extraño que por ahora tenga un toque muy orientado sólo para el ahorro

Es quizás, sólo cuestión de tiempo y también que los empresarios despierten a estas nuevas oportunidades de negocios.

Fuente

Artículos Relacionados

Greta Thumberg reinventa el concepto de viajar

Centennials o la libertad para salvar la humanidad

Cambia tu vida con dos minutos de esfuerzo

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.