La ropa del futuro sera ecológica

Cómo salir de deudas

Hace décadas el futuro que nuestros abuelos imaginaban era un mundo de plástico, vida automatizada y ropa sintética. Pero cuando nuestros padres se acercaron a ese futuro prometido se prendieron las luces de alarma: no era una vida saludable ni para las personas ni para el planeta, pero… no hicieron nada y ahora llueve plástico en el polo norte, y en el océano ballenas y tortugas mueren con las panzas reventando de plástico que no pueden digerir y que consumieron pensando que era alimento.

Hoy les está tocando a las nuevas generaciones reinventar el futuro y lo están logrando con jóvenes que imaginan nuevos productos con técnicas milenarias y una visión del futuro que aproveche las mejores tecnologías. Un ejemplo de esta visión del mundo son los hermanos gemelos Nick y Steve Tidball, que utilizan la ciencia y la tecnología para hacer que ese nuevo futuro llegue más rápido al mundo de la ropa, una industria que ya es considerada como una de las más contaminantes del planeta.

Los Tidball han sacado al mercado una camiseta que nace y muere en la naturaleza sin modificar el planeta. Las fibras de sus tela son de pulpa de madera de bosques gestionados de forma sostenible. Árboles de eucalipto, de haya o de abeto se trituran para convertir su madera en fibra, luego en hilo y finalmente en tela. Toda la madera se cosecha de plantaciones forestales certificadas como sostenibles, pero el proceso de fabricación de tela es milenario, como lo hacían las viejas generaciones.

Los impresos de estas camisetas son también interesantes, se trata de algas, una planta abundante de cultivo fácil, que no provoca contaminación porque sólo necesitan luz, dióxido de carbono y agua para crecer. La obtención de los colorantes basados en algas también se hace mediante procesos antiguos de países remotos como Kenia.

Los colores de los impresos irán variando conforme el pigmento de las algas se vayan oxidando hasta desaparecer, pero la tela durará tanto como cualquier otra, sólo que no será necesario regalarla, tirarla o reciclarla. Simplemente se entierra como composta y en unas semanas volverá a ser parte de este planeta que todos estamos ansiosos de cuidar.

Los precios de estos productos aún no están al alcance de todos, el costo de cada piezas rebasa los dos mil pesos, pero la forma en como fue concebida es precisamente lo que el mundo está necesitando y le deseamos mucho éxito para que vendan, crezcan y evolucionen y para que, además, sean la inspiración para muchos emprendedores que quieren evolucionar tanto profesional como económicamente ayudando a mejorar el planeta

La empresa se llama Volleback y es muy joven apenas tiene tres años de vida. Sin embargo ha sacado diseños de ropa muy futuristas, como pantalones y chalecos que pueden durar 100 años, chaquetas que se cargan con el sol, sudaderas con capuchas de aislamiento para poder descansar en cualquier entorno. Algunos de los materiales que utilizan son extraños como la cerámico o le grafeno, pero los resultados son realmente futuristas.

Fuente

Artículos Relacionados:

Que les entretienen a los centennials

La voz de la generación que quiere un cambio

Oportunidades de trabajo en el México del futuro

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.