El lobo y el buitre

el lobo

La historia que narra esta película de la BBC sobre dos animales un buitre y un lobo, que han sido permanentemente estigmatizados por la cultura occidental, es el mejor ejemplo de como la naturaleza es mucho más sagaz que el hombre en administración de recursos, a pesar de las universidades, centros de investigación, empresas instituciones, doctores y maestros que tienen sesudas maneras perfectas de optimizar los recursos.

Nada como la naturaleza.

En realidad el hombre es un principiante, un mal aprendiz que hace mucho, habla de más y logra poco. El mejor ejemplo lo tenemos a la vista de todos. Ningún conocimiento ha evitado el derecho de energía y materiales desechables, de comida caduca, de basura que está provocando un alarmante cambio climático.

Desde esta perspectiva el ser humano es un pésimo administrador de recursos.

La historia que narra este video demuestra como nada se desperdicia en el diseño de la naturaleza. Dos especies, por cierto altamente estigmatizadas por la ignorancia humana conviven en un entorno de escasos recursos para sacar el mejor provecho de los animales cazados. El lobo la carne, el buitre los huesos. No hay desperdicio en esta alianza, ni basura, ni contaminación.

El ser humano podría aprender mucho de esta historia. Cambiar de mentalidad para dejar de luchar con la naturaleza y convertirla en su mejor aliada.

De hecho ya existe. Tiene diversos nombres: biomimesis, bioinspiración o biomética. Básicamente se trata de imitar a la naturaleza para hacer negocios sustentables y que no dañen el medio ambiente.

Hay algunos ejemplos interesantes como las propuestas de la Economía Azul en donde buscan que los procesos industriales no generen desechos, o más bien que éstos sean reutilizados para generar otro proceso industrial en un reciclaje continuo y recreador, como lo hace la naturaleza.

Aun falta mucho por desarrollar. Pero la nueva generación de jóvenes que están dispuestos a heredar un planeta condenado a morir por contaminación puede lograr grandes cambios si conocen, crean e innovan proyectos productivos basados en el concepto básico de imitar a la naturaleza, asociarse con ella en lugar de luchar contra ella.

La industria basada en biomimesis está rodeada de tanta falta de información como los que han en torno a los lobos del ártico y el buitre barbón conocido como “quebrantahuesos”. De ambos se ha dicho que son peligrosos para el hombre y que incluso son capaces de atacar a los seres humanos y devorarlos. Por ello se les ha perseguido hasta casi la extinción.

La industria basada en biomimesis no ofrece la productividad que ofrecen la robotización o la globalización, es local, básica y más lenta. Exige otra concepción del tiempo y de la rentabilidad. Se puede decir que su diferencia puede ser como la que encontró Greta Thunberg de cruzar el atlántico con un velero o en un avión. Por supuesto los tiempos son diferentes, pero el daño a la naturaleza es igual de diferente pero en el sentido inverso.

La clave es encontrar el equilibrio entre el uso de los conocimientos científicos y tecnológicos y el respeto y asociación con la naturaleza y quien probablemente tiene esa clave son justamente los jóvenes nativos digitales, que optarán por una visión diferente.

Artículos relacionados:
© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.