Haz de la emergencia económica una ventaja

Cómo salir de deudas

Uno de los significados de la palabra emergencia es totalmente neutro: se trata de algo que emerge y este significado es el más útil para comprenderlo desde la perspectiva económica, ya que la mayoría lo toma como una calamidad o problema.

Por supuesto que algo que emerge puede ser considerado un problema, pero en su sentido práctico, como nos lo enseñaron en la escuela: un asunto o reto a resolver, no es en sentido estricto una calamidad.

Siempre hay imprevistos, pero en la mayoría de los casos tenemos emergencias económicas porque tendemos a pensar que las cosas siempre serán normales y no nos gusta considerar los posibles escenarios en donde algo puede fallar: una crisis económica, una devaluación, una pérdida de ingresos o un aumento de nuestros gastos.

Todo eso ocurre en la vida de las personas, tarde o temprano, pero la mayoría prefiere no pensar que les pasará a todos, es decir a cada uno de nosotros.

Si tenemos una actitud previsora, el escenario puede cambiar y podríamos estar preparados para cualquier asunto que puede emerger de forma inesperada, es decir para unas emergencias.

Irónicamente quienes están mejor preparados para las emergencias son las personas que tienen menos experiencias para las finanzas, es decir los jóvenes que están entrando al mundo adulto. Y no es porque ahora tengan mayor conocimiento que las generaciones anteriores, pues esto puede ser diferente entre un individuo y otro.

La razón principal por la que un joven está mejor preparado para las emergencias es porque sus necesidades no han evolucionado tanto para confundirse con sus deseos, lo que siempre ocurre cuando empezamos a ganar dinero de forma regular.

Las necesidades son aquellas que no se pueden aplazar, a diferencia de los deseos, que siempre pueden esperar un poco.

En el caso de los jóvenes los deseos ya han esperado un lago tiempo. Si lo dejamos así entonces estarán mas preparados para afrontar las emergencias.

Otra ironía es que la emergencia puede ser una buena noticia. De pronto emerge la posibilidad de percibir un ingreso regular. Si se toma como tal como una emergencia lo racional sería conservar la mayor parte del dinero y dedicarlo sólo a resolver necesidades básicas.

Esto permitiría crear un fondo para otro tipo de emergencias.

Si, por ejemplo tienes una deuda estudiantil, ya no podrás hacerlo porque basaste tu deuda en la expectativa de que obtendrías un sueldo al terminar tu carrera, en este caso la emergencia es que no ocurriera y te vieras ante la necesidad de pagar el crédito sin percibir ingresos, aún.

Desde esta perspectiva los jóvenes están ante la gran oportunidad de manejar la economía a su favor. Si se mantienen en el plano de satisfacer sólo sus necesidades, podrán continuar su camino para planear un mejor futuro.

Sólo hay dos aspectos que un joven debe de considerar al momento de ingresar al mercado laboral. Valorar si en efecto lo que recibe en pago es superior a la satisfacción de sus necesidades básicas (comer, transportarse y dormir) de otro modo su condición de empleo podría eternizarse.

El segundo aspecto es que una vez que logre satisfacer sus necesidades, el segundo paso no es la satisfacción de deseos. Curiosamente lo que debe hacer no tiene que ver con economía, para ganar perspectivas para el futuro debe de considerar todos sus recursos disponibles y mejorarlos

Recursos como conocimientos para obtener mejores ingresos, pero también construcción de relaciones profesionales, conocimiento de negocios y de cómo administrar el dinero son temas más importantes que pensar que es momento de gastar lo que se gana.

El conocimiento de cómo usar adecuadamente el crédito es vital para que los nuevos profesionistas no se vean de entrada en problemas para pagar sus deudas y se puedan concentrar en asuntos más importantes.

Artículos Relacionados:

Cantidad de ahorro más importante que el interés

La economía se complica ¿estás preparado?

Indicadores Económicos que afectan tus finanzas personales

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.