Qué harías si el dinero no fuera problema

Voz de Centennials

El programa créditos a la palabra que fue promovido esta semana por el gobierno federal inspiraron a Alonso y Damián, miembros del equipo la Voz de Centennials a pensar en el potencial que habría si el dinero para créditos productivos se otorgara a jóvenes como ellos.

La especulación es interesante. De hecho muchas de los grandes negocios surgieron como idea en la edad en la que ahora están los Centennials y esto es lo normal. Las nuevas generaciones siempre traen, bajo el brazo o en rincones ocultos de su mente, nuevas ideas de negocio porque han nacido con las ideas tradicionales y en su proceso de maduración se basa en el cuestionamiento de lo existente y la generación de ideas creativas a partir de esta crítica.

Lo interesante es que ahora están entrando al mundo de los adultos una generación que nació en tiempos en donde todo era digital. Por eso se les conoce como nativos digitales: son personas que no conocen el mundo sin la tecnología. Lo que significa que para ellos no hay novedades detrás del sol. El mundo nació así como está: con internet, con redes sociales, con teléfonos para todos.

Actualmente ocurre un fenómeno contrario. Los jóvenes se preguntan porqué aun existen algunas áreas de la sociedad que no tienen la misma disponibilidad y automatización como la tienen los juegos y aplicaciones que usan. Les parece extraño que áreas como los bancos y las escuelas aun tengan formatos tradicionales como el uso del papel, tener que ir a sus ubicaciones o que las respuesta tarde días en llegar.

Por esto hemos insistido que muchas empresas ya se les hizo tarde para automatizar sus servicios, para integrar inteligencia artificial, aprendizaje automático y tener mayor disponibilidad y facilidades en línea.

Pero todas las generaciones tienen un segmento que está listo para la innovación y ha llegado el momento de la innovación para los nativos digitales, para aquellos que se desesperan por la falta de tecnologización de la vida común, de los servicios y de las alternativas para educarse y crecer

La sociedad entera tiene en la puerta de entrada al mundo adulto una generación de jóvenes con un potencial impredecible de creatividad e ideas innovadoras. Si fuera totalmente racional, el mundo ya estaría preparando espacios para que estos jóvenes plasmaran sus ideas en proyectos de negocio palpables y concretos.

Pero los adultos son demasiado prudentes para pensar de esta forma tan innovadora. Prefieren invertir a lo seguro, porque los terrenos conocidos no les implicarán grandes cambios y a cambio el crecimiento o el desarrollo podría ser pequeño pero seguro.

Tampoco podemos culpara a los adultos de ser prudentes.

El problema es la ventana de oportunidad. Alonso y Damián tuvieron una ocurrencia que es inspiradora. ¿Qué harían los jóvenes si se les diera financiamiento para nuevos negocios? Sin condiciones, ni intereses, sin presiones especulativas para enriquecer a los inversionistas. Sólo recursos para innovar.

Aun estamos lejos de que este escenario seas posible. Quizás esta propuesta más bien debería ser plantada como pregunta.

.

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.