Esperar lo mejor preparándose para lo peor

Voz de Centennials

Entre especialistas y funcionarios no hay un acuerdo definitivo. Algunos señalan las amenazas de una estancamiento en camino de recesión para la economía, otros señalan que hay buenos números y que esta situación económica es normal y que estamos por entrar a una nueva fase económica

La verdad es que no tenemos porque no creer a ambos, o dudar de ellos. Nadie tiene una bola mágica y cualquier cosa puede suceder. Todos sabemos que lo único seguro del futuro es que nada es seguro.

Por lo tanto la mejor ruta que podemos seguir par el futuro es esperar lo mejor, pero también prepararse para lo peor. Ambas cosas son posibles si lo analizamos con detalle.

Estas son algunas cosas que podemos hacer en esta ruta de prevención:

Controla tus créditos

El crédito es una apuesta para el futuro, tomamos un préstamo porque creemos que podremos pagarlo en el futuro. Pero esto creencia debe basarse en sustentos reales. Siempre que tomes un crédito piensa en lo que harías en caso de que perdieras tu fuente principal de ingresos. El tener una respuesta a este planteamiento te permitirá tener una ruta alterna en caso de que las cosas se pongan difíciles.

Para tu deuda de más alto interés

Este es un paso de la muerte. La primer pregunta que debes hacerte es si sabes cual es. Te damos una pista probable: normalmente la gente tiene problemas con sus tarjetas de crédito porque es fácil de que se salga da control. Pero también puede ser que hayamos tomado un crédito personal que tenga interese más alto.

Concéntrate en pagar tu crédito más alto, ahora. No después, no cuando puedas. Siempre podrás pagar un poco más, quizás el doble de lo que te pidan como pago mensual. El adelantar este tipo de créditos no solo te ahorrará dinero, también te dará un dinero adicional para crear un fondo de emergencia o pagar el segundo crédito con interés más alto

Revisa tus gastos y corta lo que es un deseo pero no es una necesidad.

La definición es fácil. Una necesidad es algo que no puede esperar. Por ejemplo no puedes esperar a comer, respirar o hacer tus necesidades fisiológicas. Todo aquello que realmente no pueda esperar es una necesidad, lo demás son deseos.

Por supuesto aquí se entra a una enorme área de discusión y puntos de vista. ¿La escuela para los niños es una necesidad o un deseo? La educación debe ser oportuna, no puede aplazarse, pero quizás una colegiatura alta sí es un deseo. Lo mismo puede decirse del los cursos extra, las vacaciones de playa o de comprar ciertos tipos de alimentos que veamos necesarios.

La verdad es que la falta de dinero es lo que en última instancia definirá lo que realmente es necesario y no.

Lo importante entonces es quitar aquellos gastos que sobren que no estamos utilizando. Por ejemplo suscripciones que son muy buenas pero que no aprovechamos. Por ejemplo el gimnasio o suscripciones a servicios de televisión, libros o planes de telefonía.

Comprar el nuevo móvil porque ya salió uno nuevo ¿puede esperar?

Recuerda que hay gastos hormiga. El café de todos los días, el cine con palomitas, el gusto de invitar cada viernes a los amigos.

Te sorprenderás de lo que puedes ahorrar quitando los gastos superfluos. Siempre mencionamos el dicho popular que nos recuerda que un centavo ahorrado es un centavo ganado dos veces.

Fortalece tu "capital social"

Este es un consejo que no es común leer en la lista de las cosas a hacer para prevenirse de una recesión.

En tiempos difíciles el hecho de conocer a personas claves que nos ayuden a salir adelante hace una gran diferencia. Las personas que tienen buenas relaciones con los demás están construyendo una red de contactos son aquellas que se pueden mover más fácilmente.

Esto aplica tanto en tu trabajo como con tu familia, amigos, vecinos y colegas profesionales. Reestablece contacto, pregunta si necesitan ayuda, apóyalos en lo que deseen. Si son microempresarios o comerciantes cómprales, si publican sus peticiones en redes sociales difunde la información.

Las personas que ayudan a los demás son las que tienen más posibilidades de recibir ayuda cuando lo requieran. No dudes más e inténtalo.

Crea y haz crecer un fondo de emergencia

Este punto esta relacionado con el segundo punto. Cuando pagues tu deuda más alta empezarás a tener dinero para ahorrar. El ahorro es clave para poder responder a emergencias. Y cuando hay una amenaza de recesión que ponga en riesgo nuestros ingresos o trabajo, tener un fondo de emergencia nos puede ayudar a resolver nuestras necesidades más apremiantes mientras encontremos una forma de volver a ganar dinero

¿Y si todo va bien?

Esto es lo mejor de todo. Si no hay recesión, si las cosas no sólo continúan como están, sino que además mejoran, tus finanzas personales, tus gastos, tu capital social está lo suficientemente fortalecido para pensar en que es el momento ideal para incrementar tu patrimonio. Es el momento para pensar en cómo alcanzar tu libertad financiera.

Fuente:

Artículos Relacionados:

¿Porqué no confiar en las historias de éxito financiero?

El éxito atrae más éxito

Los éxitos pequeños también son éxitos

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.