El potencial del dinero está en la mente

Cómo salir de deudas
Recientemente conversé con una analista financiera que evaluaba la viabilidad de entregar concesiones de una marca europea a empresas mexicanas.

Me dio un dato que me sorprendió: el problema con las empresas mexicanas es que tienen mucha deuda, algo que no ocurre con las empresas europeas y las asiáticas. Tardamos más en avanzar en los convenios con estas empresas porque le tenemos que hacer recomendaciones para que reduzcan su deuda o incrementen capital.

Es algo -agregó- que también veo en las personas. Lo primero que piensa la gente cuando encuentra un trabajo es en los requisitos para obtener una tarjeta de crédito.

“A los mexicanos les gusta mucho el crédito”

Obviamente un extranjero no tiene porque estar enterado de la baja bancarización que tiene el país con respecto a los países europeos. Hablaba de su experiencia y ésta estaba relacionada con el mundo de la clase media y clase media alta donde se desenvuelve.

Y justamente eso fue lo que me causó sorpresa. Si bien hay un importante rezago de inclusión financiera, también hay una mala educación del crédito incluso en las clases con un mejor nivel económico y escolar.

En realidad el uso del crédito y el manejo del dinero no tiene que ver con el nivel educativo que tengas. Podrías, si estudiaste una carrera relacionada con números explicar lo que es un interés compuesto, pero eso no te dará la disciplina para hacer un buen manejo del crédito.

Los países que han sufrido escasez y guerras están más acostumbrados por tradición familiar a tener fondos de emergencia, a controlar su crédito y a moderar sus expectativas de consumo. Y esto no está ocurriendo en el país en donde los usos y costumbres se orientan más a vivir al día, sin importar el nivel de ingreso que percibas.

Pero si percibes un buen ingreso lo más probable es que tiendas a comprar productos de marca, estar a la moda, al día en autos y equipos electrónicos y si tus ingresos te lo permiten la mejor zona para vivir.

Si estas personas hicieran un análisis de su patrimonio quizás se darían cuenta que son tan pobres como las personas no bancarizadas, simplemente por la única razón de deber más de lo que tienen en valores patrimoniales.

Pero no todo está perdido, también conocí a una persona que siempre vivió así, pero que de pronto en una crisis financiera decidió que iba a cambiar. Esto, me explicó, ocurrió hace más de 10 años. Pero en este tiempo con un ingreso bajo ha logrado grandes cosas, como liquidar toda su deuda, incluida la hipotecaria, ahorrar para poder comprar un mejor departamento y pagarlo de contado en una zona con mayor plusvalía. Está tan consciente del dinero que renta ese patrimino para ahorrar más.

Ella vive en un departamento pequeño que le queda cerca del trabajo, lo que le ha permitido vender su auto y ahorrar mas dinero. Sus proyectos son, sin embargo muy ambiciosos, ha pensado en hacer dulcerías móviles para venta al público, crear un curso en línea y buscar más negocios pasivos.

No gasta más que en lo indispensable, se dedica de tiempo completo a trabajar y luego a hacer proyectos de negocio, algunos de los cuales les ha fallado pero otros empiezan a darle rentabilidad.

Le pregunté cuanto de su ingreso ahorraba al mes y me dio una cifra que no podía creer: el 50%. Un objetivo muy alto cuando muchos especialistas financieros recomiendan entre un 10 y un 20%.

De vez en cuando se cumple uno que otro capricho pero ha tenido una vida tan austera que en realidad no desea nada extraordinario. Su último deseo cumplido fue comer en un lugar que le gustaba sin preocuparse por la cuenta.

Todos los ejemplos que he mencionado son en realidad temas de percepción. Tanto los que gastan mucho como los que ahorran mucho tienen una vida “normal” en este mundo. Sólo que unos se enfocan en lo que los demás piensen y otros en administrar su tiempo y su patrimonio.

Es un asunto para pensarse ¿no?

Articulos Relacionados:

Cómo la falta de dinero afecta tu mente según la ciencia

El reloj del dinero esta en su cerebro

Evita que tu cerebro te haga perder oportunidaesd

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.