Los tiempos difíciles para el lobo

el lobo

Como se puede ver en el vídeo, la loba protagonista de esta historia se encuentra en un momento difícil. Ha decidido abandonar la manada porque una vez que murió el macho alfa no tenía futuro en ella he inicio una vida en soledad como un proceso de transición en tanto encontraba una pareja para crear su propia manada.

Esto significó que esta loba acostumbrada a vivir con una familia exitosa pasara a vivir tiempos difíciles por no contar con todos los recursos a los que estaba acostumbrada para cazar.

Cuando lo intentó su objetivo se volvió en su contra y se vio obligada a cambiar de expectativas. Sus objetivos serían menos grandiosos mientras no contara con recursos suficientes para emprender cacerías que le permitieran obtener el alimento necesario.

Tanto en el bosque como en la vida del ser humano los tiempos difíciles ocurren a menudo. Y al igual que la loba los seres humanos aprendemos con los golpes de la vida. Pero a diferencia del lobo que actúa sin vanidad ni el qué dirán de los demás, el humano se ve atormentado por una serie de barreras objetivas que le impiden ser más práctico en sus decisiones lo que muchas veces lo lleva a situaciones de verdadero sufrimiento.

Por ejemplo cuando un empresario inicia su negocio, el dinero no fluirá de inmediato y tanto él como su familia tendrán que reducir sus expectativas. No salidas a comer, no restaurantes y lo que es peor y muchas veces inaceptable, escuelas lo más baratas posibles para los hijos.

Esto ocurre también cuando se pierde el empleo y se está en búsqueda de uno nuevo.

Decisiones difíciles como éstas a menudo no se quieren tomar por parte de una pareja y esto lleva a las parejas a tener fuertes discusiones y, lo que es aún peor, a tomar la decisión de endeudarse.

El crédito es un adelanto de un ingreso. Cuando se está en una situación difícil los ingresos no son seguros ni ahora ni en el futuro, por lo que tomar un crédito en esos momentos es claramente no recomendable. Para ser más claros: se deben evitar al máximo cuando los ingresos han caído o se han suspendidos y no hay fechas concretas y seguras para que se recuperen.

Tomar créditos para que la gente no se dé cuenta o el futuro de los hijos no se vean dañado por problemas de los padres es cerrar los ojos a una realidad y agregar elementos fuertes para que se tenga un problema importante en los siguientes días.

Tanto para los miembros de la familia como para la pareja los tiempos difíciles son momentos de oportunidad para sacar nuestro carácter, medir nuestro temple y poner a prueba nuestra creatividad. La escuela, los paseos y las opiniones de los demás no significan nada antes esta oportunidad de desarrollo personal.

Quienes tienen la habilidad de reducir sus expectativas y vivir con lo mínimo posible está abonando terreno para un futuro prometedor, siempre y cuando este futuro tenga una dirección y objetivos claros.

Artículos Relacionados

La pérdida de dirección afecta tanto a los lobos como al ser humano

El precio del éxito es la libertad en el espíritu del lobo

Investigar para ganar es otra lección del espíritu del lobo

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.