Te conviene un trabajo formal

Cómo salir de deudas

Cuando surgieron instituciones como el IMSS o el Infonavit, sus servicios fueron grandes buenas noticias para sus usuarios, pues dieron protección y hogar a los trabajadores.

La solución parecía perfecta: tres esfuerzos se unían para favorecer al trabajador, lo que antes no ocurría, aportaba la empresa, el empleado y el gobierno. Y fue una buena solución durante décadas, de modo que se convirtió en una creencia.

Pero la fórmula dejó de funcionar, apareció la sombra de la desconfianza: el gobierno no hizo una buena administración y ni empresas ni trabajadores se sentían conformes en aportar recursos a un bolsa que no alcanzaba los resultados que todos esperaban.

Esto dio por resultado el trabajo que se definió como informal, personas que trabajan para otros pero sin registrarse en esas instituciones, para no pagar las aportaciones que se hacen en el trabajo formal. Tanto trabajador como empresa estaban de acuerdo en que esas necesidades (salud y vivienda) se administraran en el ámbito personal a través de servicios privados que cada persona contrataba de forma individual de acuerdo con sus necesidades, pero sobre todo con el alcance de sus recursos.

Con el paso del tiempo la idea ha prosperado bajo el espíritu de la libertad. Cada uno debería hacerse responsable de solucionar sus problemas seleccionando en el mercado lo más conveniente a sus necesidades y no tener que sujetarse a reglas estrictas y genéricas que no siempre resuelven las necesidades personales que cada persona tiene en momentos diferentes.

Pero si estas soluciones presentan condiciones mejores que las que se están ofreciendo en el mercado, el punto vale la pena reconsiderarse.

Con los últimos cambios que Infonavit ha anunciado, es posible que esta institución regrese a la misión por la que fue creada y vuelva a ser una institución que dé prioridad al trabajador y no a la rentabilidad de sus recursos financieros.

Esto significa que el gobierno no sólo administrará, sino también podría aportar para lograr estos beneficios que hasta la fecha se están traduciendo en promesas como premiación a trabajadores cumplidos con descuentos del 10% del importe de su hipoteca, tasas más favorables, condiciones menos estrictas para que los trabajadores con menos ingresos puedan aspirar a adquirir un inmueble y garantías de que no serán desalojados en caso de que las cosas se compliquen y no se pueda cumplir con los compromisos de pago.

Es claro que sólo son promesas, pero estos beneficios son suficientes para reconsiderar que regresar al trabajo formal para aportar al Infonavit puede ser una buena decisión para el bienestar.

Los trabajos formales son el único camino legal del trabajo, pero además aceptar un trabajo formal se favorece a la sociedad con el pago de impuestos.

Hay beneficios adicionales, con un trabajo formal se puede demostrar ingresos, lo que nos hace sujetos de crédito y de beneficios bancarios.

Artículos Relacionados

Miles de jóvenes se capacitarán para trabajo en la banca

Crea tus oportunidades

Oportunidades de trabajo en el México del futuro

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.