Saca provecho a los meses sin intereses

Cómo salir de deudas

Cada año la llegada de las temperaturas bajas me anuncia dos cosas: la llegada de la temporada decembrina y las ofertas a meses sin intereses que invaden el correo, la televisión, los espectaculares y por supuesto los aparadores de los centros comerciales.

Este esquema comúnmente es ofrecido a 6, 12 y 18 meses; y sabiéndola utilizar de manera adecuada es una muy buena estrategia para incrementar nuestro patrimonio.

La clave está en la planeación. Sucede que cuando vemos promociones a meses los pagos suelen ser pequeños, pero entonces empezamos a comprar "esto", "aquello" y "aquello otro y otro y…"; entonces cuando nos llega el estado de cuenta nos percatamos que el abono mensual no es nada pequeño y difícil de pagar y que esta obligación durará muchos meses.

Al respecto, los expertos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) explicaron que ante este esquema de pagos es fácil incurrir en adeudos difíciles de pagar.

Si somos irresponsables con el crédito nos endeudaremos a un plazo mayor del que originalmente teníamos contemplado, pues con un solo atraso que tengamos nuestra maravillosa promoción a meses sin intereses se puede convertir en una preocupación con muchos intereses.

En el documento "Compras fáciles, pagos difíciles", la Condusef recomienda utilizar este tipo de promociones para adquirir artículos duraderos, que de no ser comprados bajo este esquema requerirían de un fuerte ahorro. Muebles e incluso ropa y accesorios costosos son una buena inversión, más no así alimentos y bebidas que nos acabaremos en un ratito, mientras que la deuda se quedará con nosotros por meses.

Es importante que calcules si durante los 6, 12 o 18 meses que estarás pagando vas a tener los recursos necesarios para cubrir los pagos. La mensualidad para cubrir este crédito debe estar contemplada en tu presupuesto personal.

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.