Los jóvenes debemos ahorrar

Cómo salir de deudas

La cultura del ahorro es importante y es algo que nuestros padres nos han inculcado desde pequeños… o al menos es lo que han intentado. Desafortunadamente muchos jóvenes no tenemos el hábito de ahorrar puesto que, los que nos encontramos trabajando, gastamos casi todo nuestro salario.

Sin embargo, muchos jóvenes, a pesar de tener estos gastos, o un salario bajo, tienen el hábito de ahorrar, y lo hacen de diferentes maneras, en un cochinito, bajo el colchón, en una cuenta bancaria, etcétera Esta es una excelente práctica, dado que, si en algún momento necesitamos el dinero para atender una emergencia, tenemos un poco de dinero guardado, del que podemos disponer y arreglar la situación.

Esto es lo que nos comentó José en un mensaje grabado que envió a nuestro programa “La voz de Centennials” nos dijo que el consideraba que era mejor ahorrar y ser bien administrado que pedir crédito y pagar intereses. Su punto de vista nos pareció interesante y te aconsejamos escucharlo

Nosotros pensamos que no siempre es una buena idea tener el dinero ahorrado a la mano, pues causa tentación en nosotros y de un momento a otro podemos gastarlo todo convenciéndonos de que para eso ahorramos. Para evitar que esto pase, guardemos nuestro dinero en un lugar seguro y hagamos uso de una tarjeta de crédito.

Las tarjetas de crédito tienen mala fama, porque precisamente hace gastar de más a las personas que no son disciplinadas con su dinero, por lo que antes de adquirir una debemos informarnos bien. Anteriormente lo hemos comentado en la página principal de Vive Con Crédito en el artículo “Qué es una tarjeta de crédito”.

Y una vez que comprendamos que una tarjeta de crédito podremos comenzar a utilizarla como un apoyo, del que podemos disponer cuando lo necesitemos sin el riesgo de perder parte de nuestro dinero. Pongamos un ejemplo: digamos que compro un libro por Internet, si pago con mi tarjeta de débito, se hará el descuento de tu nómina y la transacción será realizada. Pero, por desgracia, hubo un problema con la página y tanto mi pedido como mi dinero se perdieron del sistema; si hago una reclamación a la tienda tendré que arreglarme directamente yo con ellos, y si su política lo estipula, no podrán regresarme el dinero que gasté, hasta que se haga la aclaración. Ahora bien, si hago la compra con cargo a mi tarjeta de crédito y sucede la misma situación, la entidad que me otorgó el crédito es quien se arregla con la tienda, puesto que el crédito es dinero que me otorga el banco para utilizarlo como yo quiera, pero existe un seguro para proteger tu crédito con el cual puedes evitar o solucionar este tipo de situaciones.

Es bueno ahorrar, sin duda todos debemos hacerlo, pero también es conveniente usar el crédito, ya que al crear un historial de crédito tendremos oportunidad de aprovechar oportunidades como obtener un crédito hipotecario para comprar una casa o créditos para emergencias.

Otro beneficio es que ahora en este mundo tan complejo el tener una tarjeta de crédito se hace muy necesario. Con ella puedes, por ejemplo hacer reservas de hotel, rentar un auto, pagar boletos de avión, aprovechar ofertas en internet, sin poner en riesgo patrimonio

Nosotros pensamos que tanto la tarjeta de crédito como el ahorro te ayudan a alcanzar tus objetivos y retos en tu vida, pero tú elijes cuál se adapta mejor a tus necesidades y a tu forma de vida.

¿Tu qué opinas? Participa también con tus opiniones y mándanos un mensaje de voz o un vídeo a nuestras cuentas de redes sociales.

Artículos relacionados

Cantidad de ahorro más importante que el interés

Crédito y ahorro en la independencia financiera

¿Que es crédito?

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.