La vida es como un cubo de Rubik

Cómo salir de deudas
Todos tenemos problemas, sea donde sea, y con quien sea, Lo importante es tener siempre la intención de arreglarlos: ya sea hablando, tomando un café, comiendo, haciendo ejercicio, como sea que arreglemos nuestros problemas lo importante es encontrar una buena manera de hacerlo.

En lo personal, creo que la mejor manera de arreglar un problema que nos resulta difícil es la deducción. Analizar con precisión el problema, estudiar las variaciones que puede haber y una vez que conozca el problema deducir lo que sucederá después. Y al final llevar a cabo el plan.

Considero también que un cubo de Rubik es un ejemplo de esto por dos razones:

1.- Existen varias formas de resolver un cubo de Rubik. Existen métodos para hacerlo, pero si no conoces ningún método y se tiene la paciencia suficiente, con el debido tiempo se llegará al estado resuelto.

2.- Cuando se llega al estado resuelto (como en cualquier situación solucionada) existe un gran sentimiento de satisfacción por el esfuerzo empleado.

Entonces, si llevamos esta analogía a un problema de la vida real, veremos que para la solución el procedimiento es bastante similar. Pongamos un ejemplo:

Fernando es un joven de 23 años que trabaja en una empresa de animación de fiestas. Sin embargo, es un chico introvertido, por eso es el encargado del equipo de audio. Seguido de dos conductoras que llevan la fiesta. Un día, Fernando y su equipo se encontraban a punto de iniciar una fiesta, pero una de las conductoras se reportó enferma, lo cual provocó que todo se saliera de control, así que la conductora principal optó porque Fernando le ayudara a conducir el programa y trabajar con el audio al mismo tiempo. Fernando aceptó y antes de comenzar el show, comenzó a planificar cómo reproducir la música, cuándo entrar a ayudar en el show, etcétera.

Y se armó de valor, pues tenía que dejar de lado su miedo a convivir con las personas y controlar su ansiedad social. Comenzó la fiesta y Fernando muy animado consiguió participar en el show. Horas después, cuando estaba a punto de terminar la fiesta, se cae una de las bocinas del equipo, se estropeó el audio y todo se hizo un caos. La fiesta no tenía música y todos los invitados estaban preocupados.

Fernando estaba muy nervioso, pero se calmó, analizó la situación y buscó una solución, la cual fue pedirle permiso al encargado del salón el conectar su reproductor de música a las bocinas del lugar, el encargado aceptó y pudieron terminar la fiesta con éxito.

Al igual que Fernando, considero que la mejor manera de resolver problemas es analizando, planeando y ejecutando. Enfrentar nuestros miedos, controlar nuestras emociones y pensar en los beneficios que vendrán.

Artículos Relacionados

El poder adquisitivo de los jóvenes

Los jóvenes y las tarjetas de crédito

La voz de centennials opinan sobre Gen Z

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.