Ese hijo del mal llamado interés compuesto

Cómo salir de deudas

Cuando se trata de pagar un crédito a nadie le gusta pagar intereses, pero por supuesto nadie estará conforme en que además de esos intereses te cobren otros intereses porque no alcanzarse a pagar tu deuda.

Esa es la razón por la que al concepto interés compuesto viene acompañado de malos adjetivos. Un interés compuesto, aplicado a un crédito importante, puede dañar un patrimonio personal o hacer la deuda interminable, a pesar de que se hagan pagos regulares, como ha sucedido con las deudas del Infonavit que al refinanciarse el monto de lo prestado, la deuda crecía de forma incesante.

Pero ¿qué pasa cuando es al revés y eres tú el que recibe pago de intereses sobre intereses? El asunto puede volverse interesante, aunque desafortunadamente el pago de los bancos por ahorro es mucho más bajo si se compara con lo que cobran por otorgar un crédito con tasas de interés compuesto.

El crédito que por excelencia tiene la característica de aplicar un interés compuesto es el de la tarjeta de crédito. Debido a que su cálculo es mensual, cuando se recalcula el mes siguiente se toma el saldo total, lo que incluye los intereses, de modo que el nuevo cálculo incluye lo adeudado más lo intereses que se generan durante el nuevo mes. Es por eso que los pagos mínimos nunca son recomendables como forma de pago en las tarjetas de crédito.

Debido a la mala fama que tiene el interés compuesto, preferimos huir del tema sin entenderlo cabalmente, pero si realmente quieres aprovechar las pequeñas oportunidades que ofrece el mundo de las finanzas personales, es un tema que debes dominar o al menos comprender, pues te permitirá tomar mejores decisiones.

Pero antes una breve definición: ¿Qué es el interés compuesto?

Es interés ganando interés. Por ejemplo, supongamos que ahorró y depositó $ 100 hace un año. Ganó $ 2 en intereses el año pasado. Este año, ganará intereses en $ 102 (ahorros originales más el interés ganado). Puede que no parezca mucho, pero comprender este hecho simple puede tener un gran impacto en su éxito financiero.

Cualquiera puede beneficiarse del interés compuesto, te presentamos algunos argumentos a su favor:

No hay necesidad de ser un experto de la banca o tener una maestría en finanzas. Casi cualquier inversión generará intereses compuestos si deja ganancias en la cuenta.

Si quieres que tus ahorros se acumulen con la mayor frecuencia posible, el interés compuesto lo permite. Si estás pidiendo prestado, se aplica todo lo contrario.

El tiempo está de tu lado. Cuanto más largo es el tiempo en que ahorras dinero, más rápido crece. Si dinero que crece al 6% por año se duplicará en aproximadamente 12 años, pero valdrá cuatro veces más en 24 años.

No dejes que las bajas tasas de interés te desanimen. Es cierto que los bancos no están pagando mucho en cuentas de ahorro, pero algunas inversiones como CETES ofrecen un rendimiento más alto y tienen mínimos muy bajos y sin cargos de venta.

Se suma más rápido de lo que piensas. Si tuviera que ahorrar $ 50 por mes, ganar un 5% de interés compuesto cada mes y hacerlo continuamente durante 10 años, habría puesto $ 6000 en ahorros, pero la cuenta tendría un valor de $ 7760. Y, aunque no agregue un solo centavo, valdría más de $ 15,000 en otros 15 años.

Nuestra recomendación es que entiendas como funciona el interés compuesto para que lo evites como crédito y lo aproveches como ahorro. El poder real, tu poder, está en el uso dinero, así que no te desanimes si es poco lo que ahorres o si la gente te dice que la inflación reduce el valor de tu interés compuesto. Las decisiones importantes se toman con dinero y si tu lo has ahorrado tendrás poder verdadero para tomar decisiones.

Fuente

Artículos Relacionados

Cantidad de ahorro más importante que el interés

Construye tu riqueza a partir de los 18

Riqueza

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.