El poder adquisitivo de los jóvenes

Cómo salir de deudas
Hemos tocado diversos temas que afectan a la sociedad y a nosotros mismos como jóvenes.
Y hoy hablaremos de uno en especial que afecta a todos aquellos que contemos con un empleo, y es el poder adquisitivo.

Todos tenemos claro que con el sueldo promedio de un mexicano no se pueden pagar los servicios de un hogar, ya que el sueldo promedio en México es de 6,117$ MXN por mes. Los pagos de los servicios deben ser cubiertos. Por ejemplo, el agua, que debe pagarse bimestralmente entre 500$ y 600$ MXN más el consumo que marque el medidor. Además, el pago de luz, de gas, el predial cada año, si tienes automóvil, vestimenta, comida, plan telefónico, etc.

Y estamos hablando del sueldo promedio de un oficinista que trabaje en la CDMX. Pero en el resto de la república existe gente que tiene ingresos menores al salario mínimo; personas que deben trabajar turnos dobles, abrir un negocio u ofrecer otros servicios para generar más ingresos. Algunos logran hacer crecer su negocio, tienen éxito y pueden tener una mejor calidad de vida. Pero no significa que sea fácil, solo aquellos que tienen visión empresarial, toman riesgos y no se rinden son lo que logran triunfar.

Sin embargo, el problema existe, y es mayor la cantidad de personas que no cuentan con el sueldo suficiente para vivir mejor.

Si comparamos la situación económica actual con la de hace 30 años, veremos que las diferencias son sumamente notorias. Hace 30 años el salario mínimo era de 8,640$ MXN. Con este sueldo se podía mantener un buen nivel de vida, la gente podía comprar automóviles de 7,000$ MXN ahorrando durante tres meses. En la actualidad no se puede comprar un auto ahorrando 500$ MXN mensualmente.

Por ese motivo, debemos aprovechar el tiempo, la juventud y la vitalidad que tenemos los jóvenes para informarnos, analizar y planear qué será de nuestras finanzas en el futuro. Todos tenemos un talento para algo, debemos utilizar ese talento para el beneficio de los demás. Por ejemplo, si eres bueno para las ventas, puedes comprar artículos usados y venderlos nuevamente con mejor presentación. Si eres bueno con la carpintería, puedes hacer muebles y artículos que la gente necesite para sus hogares. Si eres bueno para hacer trabajos en casa, puedes rentar tus habilidades con los vecinos de tu comunidad, ayudándolos con desperfectos que existan en sus hogares y recibiendo un pago a cambio.

Somos la generación más grande, la que más población tiene en el mundo, la generación que no puede ser engañada, somos la Generación Z, la que marca el final de los malos tiempos.

Artículos Relacionados

¿Las tarjetas de crédito son para jóvenes?

Jóvenes que compran casa

¿Eres centennial pero no te sientes como uno de ellos?

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.