Los jóvenes y las tarjetas de crédito

Cómo salir de deudas

Por lo general, las personas hablamos de lo malo que es tener una tarjeta de crédito, de las desventajas que tiene, de lo caro que es después pagar los intereses, etc.

Un claro ejemplo de esto es la tarjeta de crédito, una herramienta que es fácil de usar, que es capaz de sacarnos de apuros y es una buena opción para manejar nuestras finanzas.

Siempre escuchamos comentarios de tipo: “Yo no quiero una tarjeta de crédito, porque después me lleno de deudas y me van a embargar” o “¿Para qué quiero una tarjeta de crédito si todo lo pago en efectivo?”, “Prefiero ahorrar y pagar todo de contado que pagar 100% de intereses si me atraso”, etc., etc.

En este vídeo polemizamos sobre estos comentarios. Vamos a discutir qué es y qué no es una tarjeta de crédito

Para esto debemos primero qué es un crédito, no como una definición formal, sino como realmente nos afecta a nosotros: Un crédito es un adelanto de tu sueldo, una cantidad de dinero autorizada por alguna institución o banco. Los créditos pueden ser de diferentes tipos: personales, de nómina, automotrices, hipotecarios entre otros.

La tarjeta de crédito es también un crédito pero diferente a los otros, pues se considera revolvente, es decir se calcula cada mes tanto su tasa como el saldo final que se actualiza con los pagos que hagamos y con los cargos que hagamos a las tarjetas.

Las tasas de interés de las tarjetas son usualmente altas, pero si pagas la cantidad que se señala como la que te evita pagar intereses, no los pagas, pero el plazo de pago es corto.

Siempre cuando tengas saldo y la mantengas sin retrasos, las tarjetas de crédito las puedes utilizar cuando quieras en lo que quieras, con la condición de pagar cada mes antes de la fecha límite de pago.

Si te llegas a pasar se aplicarán los Intereses. El porcentaje de los intereses variará dependiendo qué institución, banco o empresa te autorice el crédito.

Puedes pagar de tres maneras:

1.- Pagando la cantidad mínima.

Existe una cantidad mínima autorizada por la institución, es una opción para pagar el crédito si no tienes el monto total o deseas pagar por plazos tu crédito. Sin embargo, además de la cantidad mínima, se cargarán intereses.

2.- Pagando más del mínimo.

Como su nombre lo dice, se hace un pago mayor que la cantidad mínima, pero no es la cantidad total. En este caso también se cargarán intereses.

3.- Pagando la totalidad.

Esta es la forma más fácil de pagar el crédito, ya que no se cargan intereses, no se aplica ningún tipo de extra y el crédito se paga completamente. En algunos casos puedes verte beneficiado por realizar los pagos de totalidad en tiempo y forma.

Con este producto, la institución, banco o empresa te autoriza a utilizar cierta cantidad de dinero para el pago de bienes y servicios, este valor lo cobra el comercio y luego tu banco te hace llegar una notificación donde indica el valor del producto o servicio que adquiriste, la tasa de interés que te será cobrada y los respectivos cobros asociados.

Ahora ya que sabemos tenemos una idea de que es una tarjeta de crédito y cómo se maneja, ahora podemos obtener una sin miedo a entrar en los buró de crédito o pagar de más por no entender las formas de pago.

Artículos relacionados

La voz de centtenials opinan sobre Gen z

¿Las tarjetas de crédito son para jóvenes?

Los Jóvenes damos nuestra opinión

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.