Qué es crédito

Vive mejor

Las definiciones técnicas deben ser precisas, pero esto hace que sean a menudo complejas y difíciles de explicar, por eso te daremos una definición muy sencilla

Un crédito es un adelanto de tu sueldo

Esto es lo más importante que debes recordar cuando buscas un crédito. Es decir recibirás un adelanto de lo que ganarás a futuro, lo que significa que al pagarlo, tus ingresos serán inferiores.

Pero hay dos elementos que debes recordar:

-Por recibir este adelanto pagarás impuestos e intereses, los cuales variarán dependiendo de a quién se lo pidas.

-El crédito implica siempre una promesa de pago y se basa en una relación de confianza.

De hecho el origen etimológico de la palabra lo explica. Crédito viene del verbo latino “credere”, que significa creer. Por eso aun usamos la expresión “no doy crédito” cuando nos referimos a algo que no podemos creer.

Viéndolo de esta forma el crédito no es una gran noticia, excepto por el hecho de que somos personas confiables sus efectos impactan nuestra bienestar, pagaremos por el adelanto y su pago significará ganar menos dinero en el futuro.

Por este motivo es inválida la comparación: el crédito lo puedes pagar, pues su mensualidad es menor a lo que pagas en un café cuando vas con tus amigos.

No hay comparación. El pago de un crédito ya no es un beneficio, sino el complimiento de un compromiso, mientras que un café no sólo es el producto en sí, sino el tiempo que usas en disfrutarlo quizás con compañías que te agraden.

Nadie en su sano juicio es feliz pagando un crédito, solo puede ser satisfactorio para las personas que les gusta cumplir sus compromisos.

Por supuesto, lo que puede ser satisfactorio es el uso que le des al dinero que recibiste con ese crédito. Pero ahí viene otro truco. Digamos que lo solicitas para disfrutar unas vacaciones. En tres días te gastas un dinero que pagarás con intereses doce meses, además de los intereses y los impuestos. Puedes pensar que vale la pena, porque es tu vida y es tan corta que uno debe disfrutarla.

Quien piensa así tiene razón, pero no está haciendo bien las cuentas. Si el placer de tres días equivale a pagar con tu tiempo de ocho horas semanarias durante un año, las cuentas no salen. Tres días, que incluyen sus noches que tendrás que dormir son 72 horas de gran vida. La cual pagarías, si su importe significara 8 horas a semana durante un año a 400 horas de trabajo. SI consideras que la vida es importante, no gastes el valor de una hora de placer por cinco de trabajo. Las cuentas las estás haciendo mal

Los créditos están estrechamente relacionados con el tiempo. Todo es cuestión de esperar o no esperar. Por ejemplo si guardas una cantidad específica durante un año para comprarte el teléfono celular de última generación, será mejor negocio que trabajar un año para pagar un teléfono que no es el más reciente y que será casi obsoleto para cuando termines de pagarlo.

Pero también hay cosas que no pueden esperar. Quizás estás esperando que en unas semanas más llegue un nuevo miembro a tu familia: un bebé; por lo que necesitarás una cuna donde pueda dormir. En un caso como estos nadie puede esperar, no puedes programar que el embarazo dure 15 meses en lugar de 9 porque necesitas 6 para ahorrar para comprar la cuna. Este es uno de los casos en donde un crédito te ayuda a resolver un problema que está relacionado con el tiempo.

Pero observa que no se trata de la satisfacción de un capricho o un deseo, sino de una necesidad real que tienes que resolver en un tiempo específico, antes de que logres reunir el dinero.

Por lo tanto podemos mejorar nuestra definición:

El crédito es un adelanto de nuestro sueldo para resolver una necesidad que no puede esperar al ahorro.

Las últimas dos palabras también son claves. Podría ser que tuvieras una necesidad que ni ahorrando podrías satisfacer, por lo tanto esto es una señal para no adquirir un crédito que no podrás pagar.

El ejemplo es una casa. La vivienda es un derecho, pero hay ocasiones en que ni ahorrando se puede satisfacer estas necesidad, por lo que no basta con que haya un crédito disponible, también es necesario planear cómo se va a pagar este crédito.

El crédito es una muy buena herramienta para alcanzar objetivos que no pueden esperar el tiempo necesario para lograrlos, por lo tanto debe usarse con mucho cuidado, el crédito no es para todo.

Artículos relacionados

Créditos basados en salarios mínimos serán reestructurados por Infonavit

Cuánto vales

Banca privada ofrece solución a créditos Infonavit basados en salarios mínimos

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.