Vivir en una potencia económica

Vive mejor

En la historia de la humanidad los grandes cambios lo hacen los jóvenes porque no tienen experiencia y por lo tanto se permiten creer en lo imposible. Esa actitud en numerosas ocasiones los ha llevado al fracaso, pero también a mover las fronteras de lo que sus viejas generaciones definían como imposible.

Generación tras generación la historia se repite, los viejos dicen que no se puede hacer algo, que es peligroso, que nadie lo ha logrado o que son fantasías de inexpertos.

Por supuesto hay quienes que se desaniman y entran al mundo “realista” de la conformidad, pero otros más audaces deciden intentarlo, lo interesante es que algunos con esos intentos "imposibles" logran un cambio, que por su impacto cambia la percepción del mundo: escalar una montaña con solo el poder de las manos, correr o nadar más rápido que los demás, hacer un negocio con un tema que todo mundo despreció. Los ejemplos abundan.

Hoy es tu turno y estás ante la lejana, remota y fantasiosa posibilidad de dar un revés a la sociedad y convertirla en una potencia mundial

¿Imposible?

Hace 40 años el gobierno chino dejó de invertir en proyectos agrícolas y apostó por la modernidad. Para lograrlo mandó emisarios por todo el mundo para buscar opciones. Unos de estos especialistas llegaron a la zona económica de maquiladoras que operaba en Tijuana y el modelo les gustó.

En sólo cuatro décadas China pasó de ser un país pobre basado en la agricultura en la mayor potencia económica mundial. Hoy parece haber ganado la batalla tecnológica de la red de Internet 5G, se adelantó a otros países poderosos para visitar el lado oscuro de la luna y está replanteando una reorganización de los mercados internacionales al desarrollar nuevas rutas de la seda por el mundo.

Las viejas generaciones apostaron por un modelo de crecimiento económico que no se ha logrado, heredando a los jóvenes un mundo con grandes abismos económicos en la población, casi nulo crecimiento económico y una creciente contaminación del medio ambiente.

Esto significa que estamos ante un momento importante, en términos generales sociedad y gobierno ya han aceptado que el camino trazado décadas atrás no funcionó y que es tiempo de probar nuevas fórmulas.

Y este periodo de cambio te toca a ti, como miembro de la generación más joven en edad de trabajar.

Por supuesto nadie te voltea a ver. Piensan que eres demasiado joven, que te faltan estudios y experiencia para que tu opinión tenga algún peso. Es natural, en cierto modo tienen razón.

Pero ¿para qué quieres tener experiencia de la forma de organizar un mundo que ha fracasado?

A ti te tocará probar y desarrollar nuevos modelos para generar riqueza y bienestar, quizás incluso crearlos e imaginarlos. Pero esto no quiere decir que estés ya totalmente listo.

Lo estarás cuando tengas clara una nueva idea o innovación, cuando encuentres una nuevas solución. Pero eso no lo podrás imaginar si no te preparas para ello. No podrás imaginar, ni desarrollar nada si no estás enterado de lo que viene, de lo que está cambiando el mundo en otras partes del planeta y no lo conoces a fondo.

Tecnologías como la inteligencia artificial, las máquinas de aprendizaje, blockchain, la nueva instria Fintech cambiarán la forma en como nos relacionamos con el mundo, pero los desarrollos aún están por realizarse y te pueden tocar a ti, si estás preparado.

Es tiempo para preparase para el cambio, para estudiar, para desarrollar tu talento, para aprender a manejar tus finanzas para desarrollar tu patrimonio, pero lo más importante, es tiempo de creer en ti, que eres capaz da apuntar algo y ganar.

Artículos relacionados:

Zuckerberg quiere todo su dinero

Tarjetas de crédito sin contacto

Cantidad de ahorro más importante que el interés

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.