Usa la tecnología a tu favor

Vive mejor

Pasaron los tiempos en que había una realidad virtual y otra física. Se han fusionado y esto está implicando grandes beneficios para nuestro bienestar.

Echemos un vistazo a como era la sociedad hace 30 años. Las nuevas tecnologías ya se habían diseñado pero eran muy rudimentarias, caras y accesibles solo para las minorías. Para la mayoría había que ir a una caseta telefónica para llamar a casa o a la oficina. Todo se documentaba en papel, sólo los grandes corporativos contaban con sistemas de cómputo centralizados que procesaban la información y la entregaban en papel para la mayor parte de los usuarios y se necesitaban mapas para ir a cualquier parte.

Hoy el mundo a cambiado radicalmente. Por supuesto los nativos digitales son los que están más preparados para aprovecharla e informarse de las novedades, pero cualquiera puede no sólo comunicarse desde cualquier punto de la ciudad, sino obtener información útil en instantes.

Cualquiera tiene Waze para llegar a una dirección y evitar el tráfico, acceso a las páginas web de los productos que vemos en el supermercado, obtener recomendaciones de los restaurantes cercanos con Google Negocios, contactar a cualquier persona que conozcamos de cualquier parte del mundo para hacerle una pregunta simple por Whatsapp, obtener apoyo de la compra que estamos realizando con una foto instantánea que recibe nuestra madre, pareja o amistad en quien confiamos para obtener una respuesta inmediata. Incluso verificar en Tinder si puedes enviarle un mensaje a esa persona cercana que nos gusta y nos mira con interés.

Hay aplicaciones que nos permite obtener información en el instante que necesitamos: cuantos pasos hemos caminado en el día, identificar la música que escuchamos, si tenemos saldo suficiente en la tarjeta, si nuestro Reporte de Crédito tiene un cambio, si podemos obtener un crédito inmediato en un servicio Fintech.

Al instante podemos saber qué hacen nuestros amigos más cercanos, cual es la noticia del momento, el meme más simpático o tener una intensa conversación con alguien que esté en cualquier parte mientras esperamos que nos atiendan en el dentista o en la parada de autobús.

El futuro es aún más prometedor, pronto tendremos una realidad enriquecida con información de Realidad Virtual que nos de información de los sitios u objetos que nos interesan, pero a la vez los aparatos que nos rodean estarán enviando información a la red para optimizar nuestra vida facilitando muchas decisiones, sin contar con el apoyo de la inteligencia artificial de nuestros asistentes virtuales que tendrán capacidades para ayudarnos a tomar mejores y más informadas decisiones.

Ya no hay una realidad física y una virtual, ahora estamos en el umbral de una realidad enriquecida.

Y esto no debería atemorizarnos, sino motivarnos para aprovechar todos estos beneficios. Porque la información no sirve de nada si solo la malgastamos como el dinero que ganamos en el trabajo cuando no tenemos un visión financiera.

Toda esta información está disponible para que tomemos mejores decisiones que nos ayuden a mejorar nuestro nivel de ingresos, nuestra calidad de vida y aprovechar las oportunidades. Pero para definir estos objetivos no hay aun una aplicación que nos ayude. Necesitamos pensar, repensar y definir. Necesitamos saber hacia donde queremos ir en nuestra vida, qué queremos hacer con nuestro tiempo y qué necesitamos para logarlo.

Una vez que tenemos clara la dirección que tomaremos, estaremos preparados para aprovechar estas oportunidades de información.

Artículos relacionados

Tecnológias prometedoras contra el cibércrimen

Tecnología de bitcoín para autenticar personas

Identidad Digital

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.