El razonamiento del lobo en tus finanzas

el lobo

El lobo es un animal que nos impresiona. Le tememos y lo admiramos a la vez.

Uno de sus parientes cercanos, el perro, es considerado como su mejor amigo, pero el lobo por sí mismo ha sido cazado y casi exterminado por los granjeros y aldeanos debido a los daños que causan en sus propiedades y, a veces en sus personas en los antiguos caminos solitarios.

Su aullido nocturno estremece al más taimado, emoción que ha inspirado cuentos, historias y leyendas sobre sus atributos extraordinarios, quizás sobrenaturales o al menos asombrosos.

La mayoría de estas cualidades son sólo mitos, pero no podemos negar que tanto en su porte como en su actuación son seres que causan admiración por su astucia, inteligencia y determinación.

Su comportamiento es una fuente de inspiración también para el manejo de las finanzas personales, pues su inteligencia y astucia sorprenden a cualquiera. El lobo, a pesar de su exterminio es un animal exitoso de cuya conducta podemos aprender mucho.

En perspectiva, podemos descubrir que sus atributos de lobo son necesarios en el hombre en el bosque oscuro de las finanzas personales:

En este bosque no hay espacio para los que tienen miedo o los que no saben. El bosque es cruel y arrogante. Uno aprende a fuerza de perder. El mejor ejemplo es el de la tarjeta de crédito, nadie nos cuida para pagar a tiempo, la tenemos disponible en nuestra cartera, pero si nos equivocamos, pagaremos caro nuestro error con altos intereses y comisiones.

Lo mismo ocurre con cualquier otro terreno de las finanzas personales: el ahorro, la inversión, la compra de los seguros, el bosque está presto a arrebatarnos dinero, sin explicaciones. El bosque nos convierte en asustadizos conejos que con timidez salimos a devorar un poco de algo, prestos a correr a nuestra guarida al menor temor de que un lobo nos pueda cazar.

Nos hemos convertido en presas de los voraces lobos del mundo financiero, que -como lo narra la fábula- a menudo visten con piel de un amable y sonriente cordero que pretende ayudarnos.

Solo los más astutos, inteligentes y seguros de sí mismos sobreviven.

¿Nuestro único destino es el de ser presas?

Sólo si somos indolentes. La inteligencia todos la tenemos pero el talento de cazador hay que desarrollarlo, la audacia combinada con ignorancia deja todo a la suerte en un entorno de muy bajas probabilidades. Además uno sólo puede estar seguro de sus decisiones si se cuenta con toda la información.

El lobo no se lanza a un ataque sin plan. Antes estuvo acechando a su presa y sólo ataca cuando tiene las probabilidades a su favor.

El primer paso para convertirse en lobos de las finanzas es convertirse en acechadores, a nadie la pasa nada en el bosque financiero su se dedica a estudiarlo, por el contrario, su conocimiento le dará ventajas.

Artículos relacionados:

Dinero y finanzas fáciles

Como identificar el estado de tus finanzas

5 Secretos de dinero que los ricos conocen bien

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.