¿Eres centennial pero no te sientes como uno de ellos?

Vive mejor

No sentir que te pareces a la generación que describen los medios, a pesar de estar en ese rango de edad, no es extraño.

Así que ni te preocupes, ni pienses siquiera mucho en ello. Las clasificaciones de las generaciones son demasiado genéricas para que cada uno de nosotros sintamos que realmente pertenecemos a ellas, especialmente en las etapas tempranas de la vida.

Detrás de estas definiciones hay una necesidad de los especialistas en mercadotecnia por comprender los hábitos y modos de pensar de las generaciones para adaptar su oferta a nuevos participantes del mercado y acompañarlos en su vida como consumidor.

El turno les toca a los Centennials o gen Z, pero por este camino hemos pasado todos. Y en la historia de estas clasificaciones hay ciertas características que han sido y son extrañas para muchos individuos. También es verdad que las personas cambiamos por el tiempo.

Decían de la generación X, por ejemplo que eran apáticos y desinteresados por la organización social y las preferencias políticas, pero esta tendencia se modificó conforme fueron creciendo y entendiendo que su participación era necesaria. Ahora son ellos los que critican las preocupaciones algo exageradas -para ellos- de las nuevas generaciones.

Los millennials no se preocuparan en efecto por su bienestar económico y privilegiaron las experiencias, hasta que formaron una familia, ahora son esponjas absorbentes de información financiera que les ayude a incrementar su patrimonio.

También hay factores geográficos. Un hijo de la posguerra (Baby Boomers) de Europa y Norteamérica no tuvo ni ha tenido las mismas preocupaciones que sus contemporáneos en donde no se vivió en su territorio las crueldades de las guerras mundiales.

Y si bien es cierto que la comunicación global ha ayudado a estandarizar los hábitos, especialmente los de consumo. Las culturas locales tienen una fuerte influencia en el mod de pensar de las nuevas generaciones.

El arraigo de la familia en México es un buen ejemplo, pero lo es también el acceso a internet, a escuelas y a visión cultural de los idiomas que hablamos que, de algún modo o de otro sesgan la percepción de la realidad de los individuos.

También está el exceso en el que caen algunos medios o marcas, que presionados por sus preocupaciones e intereses políticos se apresuran a publicar conclusiones quizá demasiado exageradas, como los gustos por las modas de cierto estilo de ropa o el retorno de los centros comerciales.

Así que si te parece extraño que algunas cosas que dicen de tu generación no coinciden con tu modo de pensar, déjalo ir, no es que tu seas diferente, lo somos todos, porque al final de todo lo más importante es nuestra evolución y desarrollo personal y éste es un camino que se recorre en soledad, durante toda la vida.

Fuente

Artículos relacionados

Gen Z y la Banca

Milennials invierten mejor el dinero que sus abuelos y papas

Centennials ponen su dinero en donde están sus valores

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.