Lleva un super poder a tu negociacion

Vive mejor

A todo mundo le es difícil negociar, especialmente a los más jóvenes que no tienen experiencia y fácilmente pueden intimidarse o quedarse sin respuestas ante una contraparte experimentada en técnicas de negociación.

Por esta razón es importante de conocer las técnicas más populares de negociación, ya que esto permitirá tener un plan para reaccionar ante gente experimentada y con ventaja en la negociación.

Pero antes de entrar en detalle es importante mencionar la regla más importante en la negociación que escribió hace algunas décadas Laurence Peter: “sólo puedes negociar cuando tienes algo a cambio que ofrecer”.

La realidad, sin embargo, ha demostrado que Peter estaba equivocado. La experiencia demuestra que esa sentencia requiere una pequeña corrección: “sólo puedes negociar cuando aparentas tener algo a cambio que ofrecer”

Y esta corrección en la frase es muy importante cuando se es muy joven y en apariencia no se tiene nada que ofrecer a cambio. La clave más poderosa para negociar es la actitud, que se puede traducir en desenvoltura y seguridad sin perder la empatía y la sensibilidad. Como en los juegos de póker, las personas que ganan en las negociaciones son las que mejor blofean pero también las que basan sus apuestas en las probabilidades y no sólo en deseos.

Con base en esta primer -y más importante premisa- es conveniente que también conozcas los siguientes consejos para obtener el mejor resultado de una negociación que puede ser de cualquier tipo: entrevista de trabajo, negociación de un primer crédito o la venta de un producto o servicio.

-Evita ser intimidado

Algunas personas pueden intentarán hacerte sentir incómodo para que puedan obtener ventaja en la negociación. Tal vez te den una silla incómoda o te hagan esperar. Estas son las tácticas psicológicas. Minimiza su importancia para que no caigas en las trampas.

Identifica su interés, no lo que pide

Al negociar, a menudo estamos demasiado centrados en lo que la persona con la que estamos negociando está demandando, en lugar de los intereses detrás de ella. Comprender lo que realmente quiere es clave. Por ejemplo puede decir que le interesa un mejor precio, pero esto sólo es un pretexto para decir que le parece demasiado caro para la imagen que tiene de nosotros.

Empatía

En la introducción mencionamos la palabra empatía, que puede explicarse como ponerse en el lugar del otro para comprender su perspectiva. Si logramos inferir y comprender sus preocupaciones estaremos en posibilidades de hacer una mejor contrapropuesta.

Cuando descubran que comprendes sus preocupaciones, estarán más abiertos a escuchar.

Creatividad

En las negociaciones no hay reglas escritas, solo indicadores que podemos considerar para hacer nuestro mejor papel, una vez que se han comprendido las necesidades de la persona con la que estamos negociando estaremos listos para aplicar toda nuestra creatividad para hacer una propuesta que resalte la solución a las necesidades que está planteando.

Un error que se comete a menudo es el de tener un discurso predeterminado o un formato de hoja de vida preestablecido, que es estándar para no decirle nada a nadie que pueda tener un interés y mucho a quien no lo tenga.

Objetividad

Al tratar de crear buenas opciones, utiliza criterios objetivos. Por ejemplo, podrías utilizar el valor de mercado como base para vender un producto que es competitivo en precio. Pero esto depende de cada caso, también se puede usar la ley, lo que la gente o las empresas han hecho en el pasado o la opinión de expertos.

Haz que se involucren.

Una cita cara a cara tiene una razón de ser y no es la de presentarse simplemente. Ese es nuestro objetivo, pero no el de la parte que nos recibe, así que para de hablar por un momento, rompe el hielo y con toda amabilidad pregunta qué es lo que están buscando al brindarnos un tiempo valioso, con el fin de que puedas ayudarles a obtener beneficios de esa inversión de tiempo.

Pregunta

Cuando sospeches que la persona con la que hablas no está de acuerdo con algo, exprésalo en forma de preguntas en lugar de declaraciones directas. Pregunta si cree que la opción sería justa si estuviera en tu posición o si la otra opción es mejor.

Alude a la razón

Antes de dar tu propuesta, da tu razonamiento primero. Si da su propuesta primero, pueden rechazarla de inmediato y no escuchar tu razonamiento. La gente en realidad toma decisiones emocionales y luego las racionaliza, si damos primero razones de peso para considerar la propuesta trataríamos de estimular la emoción a través de la razón. En este aspecto hay que ser muy cuidadoso de ser persuasivo pero no falso o blofeador.

Considera una alternativa

Éste es un punto delicado porque no siempre la alternativa nos pertenece. SI vamos en búsqueda de trabajo por ejemplo consideremos que tenemos más opciones para no aceptar cualquier condiciones que no nos favorezca. Pero si estamos vendiendo algo en realidad la alternativa la tiene el comprador, por lo que es importante ser más creativos. Hay ocasiones en que funciona decirles a los clientes que su competidores más importantes ya compraron la solución, hay otras que no lo toman como un buen factor de decisión. Lo importante a considerar es que contar con una alternativa nos hará más poderosos en la negociación, un aspecto que debemos tomar en cuenta

Tu poder de negociación depende de la fuerza de tu alternativa si no se llega a un acuerdo. Cuanto más fuerte sea tu alternativa, más fuerte será tu poder de negociación.

Fuente

Artículos relacionados:


© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.