Lo mejor de ser irrazonable

Vive mejor

George Bernard Shaw dramaturgo irlandés del siglo XIX y dueño de un pensamiento muy influyente en su época dijo: “El hombre razonable se adapta al mundo: el irrazonable persiste en tratar de adaptar el mundo a sí mismo. Por lo tanto, todo progreso depende del hombre irrazonable."

Pero no obstante su influencia, pocos lo han escuchado. La mayoría de las personas son razonables porque la razón permite que el mundo opere, que haya productos en las tiendas, comida en los mercados y escuelas funcionando para enseñarles a los pequeños la importancia de ser razonables.

Sólo unos pocos no han seguido la regla socialmente esperada de ser razonables. No lo fue Edison para diseñar la bombilla y sus intentos para probar con fibras vegetales el retraso de la incandescencia para lograr un producto que generara luz por horas. Tampoco lo fue Steve Jobs cuando desesperaba al más paciente de sus colaboradores porque quería lograr un diseño de un aparato que fuera un placer absoluto a los sentidos.

Tampoco fue razonable que Copérnico se aventurara a afirmar que era el la tierra la que giraba alrededor del sol y no al revés como los sabios de su época sostenían. No fue razonable aunque tuviera la razón fue osado, tanto que tuvo que retractarse públicamente.

Pero hasta hoy han sido unas cuántas personas las que han osado ser irrazonables y el mundo ha podido lidiar con ellos, retrasando sus inventos, negando sus avances, saboteando sus hallazgos. Así ha sido la historia de la humanidad porque las personas quieren certidumbre, claridad sobre lo que es posible y no.

Y los irrazonables rompen a menudo estas fronteras.

Pero la realidad ha cambiado. Hoy afrontamos el reto de una oleada de nuevo adultos que quieren lo irrazonable, que retan a los adultos en el poder para solucionar ya los problemas que ellos y las generaciones anteriores crearon.

Cada día llegan jóvenes que cumplen 18 y además de su cartilla de identidad traen en su corazón el sello de lo irracionalidad, de pretender lo imposible, de cambiar todo, porque todo debe ser cambiado para que ellos puedan subsistir.

Las mismas escuelas donde enseñan a los chicos a ser racionales y aprender las reglas del mundo están siendo cuestionadas porque ¿de qué sirve la educación en un mundo sin futuro?

Una persona irracional puede ser controlada por los razonables, pero una generación de irracionales creará una revolución, trastocará las barreras de lo posible y podrá recrear un mundo nuevo.

Pero a diferencia de los problemas del cambio climático o del empleo, hay otra área en donde la revolución no sólo es bienvenida, sino que todos los jugadores se están preparando para ella.

Me refiero al sector financiero que ha empezado a comprender que con la llegada de innovaciones como el blockchain y las Fintech estará mejor preparado para resolver las expectativas de una generación que quiere hacer todo con clics y desde su celular, aunque parezca irracional.

Y desde esa perspectiva se romperán muchas barreras.

Otros artículos relacionados:

El futuro irracional

La Inteligencia Artificial controlará los caprichos irracionales

Premio Nobel a quien identificó irracionalidad en decisiones económicas

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.