Estás en problemas

Vive mejor
¿Recuerdas la primera vez que tuviste problemas? SI perteneces a una familia y eres un sujeto más o menos normal, lo más probable es que la primera vez que te enteraste de que tenías problemas fue porque te dejaron tarea de aritmética en la primaria.

Y quizás ahora pienses que tu vida realmente está llena de problemas. Y aunque creas lo contrario, quizás sean grandes oportunidades en tu vida.

Pero primero regresemos a las tareas de aritmética. ¿Qué eran los problemas? Preguntas que planteaban retos a resolver con operaciones matemáticas. En este planteamiento la escuela hace un gran papel: te muestran que los problemas tienen una solución si les dedicas tiempo, concentración y conocimiento.

Unos días después quizás tu mamá te haya gritado que "ahora si estás en problemas" porque rompiste con tu pelota el florero que le había dado su abuela. En este caso tu mamá juega de forma inconsciente otra forma de percibir el problema: como un asunto que debe preocuparte y que ya no tiene solución.

Es decir, se define el problema como un error que hay que pagar.

La mayoría de nosotros crecemos con esta idea de los problemas. Como errores cometidos en el pasado que hay que afrontar con sufrimiento y resignación. De modo que entramos al mundo cargados de problemas porque en la vida se aprende cometiendo errores y uno se hace talentoso a través de la repetición constante de fracasos.

Es indudable que en la vida nos enfrentaremos a problemas sin solución. Pero quizá debamos de definirlos de otro modo, como conflictos, apuros o trabas.

Porque la palabra problema trae en su propia conformación una palabra que la determina: la sílaba pro, que tiene que ver con acción, movimiento, con cambio positivo, como programa, proyecto, pronto, provecho entre muchas otras palabras que empiezan con pro.

En el caso del problema no tiene que ser diferente, se trata de un asunto que se resuelve con acción o movimiento

Si lo analizas desde esta perspectiva quiere decir que hay dos formas de ver los problemas:

-O como asuntos sin solución de los que habrá que pagar las consecuencias

-O como retos que requieren de nuestra atención y esfuerzo

La primera definición no te dejará dormir, estarás preocupado, te sentirás abrumado y tendrás una actitud que puede generarte más conflictos, apuros o aprietos.

La segunda definición quizás tampoco te deje dormir, pero porque estarás entusiasmado en encontrar una solución, te sentirás que esto pone a prueba tu inteligencia y podrás además de resolver el problema aprender algo, con lo que entrarás a un proceso de crecimiento continuo.

Recuerda que la mayoría de nosotros consideramos problemas, son obstáculos que nuestra mente ha definido como insalvables, pero que son sólo barreras mentales.

En el tema del dinero y las finanzas personales esta diferencia de definiciones es crucial ¿Qué es un crédito? ¿Un problema que no queremos afrontar o una herramienta que con concentración y esfuerzo te puede ayudar a mejorar tu bienestar?

Otros artículos relacionados:

Signos que tendrán un problema de sobre endeudamiento

Detecta de modo anticipado si tendrás problemas

Problemas en buró de crédito por confiar

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.