Ricos pero pobres

Vive mejor

¿Qué harías si de pronto te pagaran 150 millones de dólares por algo que sabes hacer de forma muy talentosa?

Se supone que si eres talentoso eres inteligente y si tienes buenas neuronas serán un buen administrador de tu dinero ¿no?

Pues eso se supone, pero la experiencia muestra que no es así. No importa que seas un genio, muy guapo, con un físico extraordinario o le gustes a todo mundo. No hay garantía, puedes volverte rico pero gastarte todo tu dinero en tonterías.

Aquí algunos ejemplos que recopiló JD Roth en su blog Get Rich Slowly:

-El rapero MC Hammer vendió los derechos de sus canciones para recaudar dinero luego de verse arruinado por su lujoso estilo de vida. Hammer ganó más de $ 33 millones a principios de los noventa, pero gastó el dinero en una mansión de $ 12 millones (con puertas chapadas en oro), una flota de diecisiete vehículos, dos helicópteros y fiestas extravagantes.

-La actriz Kim Basinger pagó $ 20 millones para comprar la ciudad de Braselton, Georgia en 1989. Cuando Basinger se declaró en bancarrota solo cuatro años después, se vio obligada a vender la ciudad.

-En la noche del 1 de febrero de 1976, Elvis Presley decidió que quería un Fool's Gold Loaf, un sándwich especial hecho de pan ahuecado, un frasco de mantequilla de maní, un frasco de jalea y una libra de tocino. Él y su séquito volaron de Memphis a Denver. El grupo comió sus emparedados y luego voló a casa. Precio: $ 50,000 - $ 60,000.

-El boxeador Mike Tyson ganó más de $ 300 millones en su carrera profesional. Lo perdió todo, gastando el dinero en autos, joyas, tigres de mascotas y más. Más tarde se declaró en bancarrota.

Cuando Yoenis Céspedes firmó un nuevo contrato de $ 75 millones con los Mets de Nueva York, condujo un vehículo nuevo cada día durante la primera semana de entrenamiento, incluyendo un Lamborghini Aventador ($ 397,000) y un Alfa Romeo 8C Competizione ($ 299,000).

El lanzador del Salón de la Fama Curt Schilling ganó $ 112 millones durante 20 años en las grandes ligas. No fue suficiente para mantenerse al día con sus gastos. Además, perdió $ 50 millones a través del colapso de una empresa de su propiedad. En 2013, realizó una "venta por incendio" para evitar la quiebra.

Pero Nicolas Cage uno de mis actores preferidos y al consideraba tan bueno como en sus personajes es el que más me llama la atención. Durante un período de quince años, Cage ganó más de $ 150 millones. El problema es que se gastó su dinero en cosas como ´éstas:

-Quince casas, incluido un castillo inglés de $ 8 millones en el que nunca se quedó una vez.

-Una isla privada.

-Cuatro yates de lujo.

-Una flota de autos exóticos, en el que se incluía un Lamborghini que solía pertenecer al Sha de Irán.

-Un cráneo de dinosaurio que ganó después de un concurso de ofertas con Leonardo DiCaprio.

-Un jet privado.

A pesar de eso todavía cuenta con 25 millones, pero no sabemos si le durará mucho, la última que supimos de él es que imitó a su personaje de Leaving las Vegas al solicitar su divorcio después de que cuatro días antes se casó en Las Vegas con una maquilladora profesional. Cage gritaba en aparente estado de embriaguez que ella si iba a quedar con todo su dinero.

En México también tenemos muchas historias de famosos que ahora se encuentra o que murieron en la pobreza, como cantantes, actrices, boxeadores entre muchos

El problema se ha definido como síndrome de Riqueza Súbita en donde los jóvenes no tienen oportunidad de aprender a administrar su riqueza y lo gastan en tonterías excéntricas que tienen que ver más con su imagen ante los demás que en su propia e íntima satisfacción.

El gran problema de los deportistas, por ejemplo, es que su periodo de vida profesional es demasiado corto y no tienen la madurez para comprender que su vida durará varías décadas más que los 15 años que duró su momento para hacer su fortuna.

Esto también le pasa, por supuesto a los que se sacan un billete de lotería. Pero también ocurre en los pequeños ámbitos de nuestro entorno. En estos casos están los que reciben un ascenso en su trabajo o los que de pronto obtienen un bono o un buen empleo arriba de lo que esperaban. El simple hecho de obtener un ingreso regular nuevo puede provocar ese síndrome y provocar que hagamos gastos que son en apariencia necesarios pero que nos pueden desbalancear financieramente. Cosas tales como vestir de acuerdo con el “nivel” que se ha tenido acceso, tener un auto aceptable y una casa nueva, todo al mismo tiempo. A menudo un aumento de sueldo puede provocar una caída en nuestro nivel de bienestar por estos gastos excéntricos.

Para evitar esto, administra tus finanzas: empieza por pagar tu deudas, destina un porcentaje entre el 5 y el 10% para esos gastos excéntricos y guarda el resto. SI tu ingreso es regular guarda aquella cantidad que tomarías a crédito, una vez que tengas tus finanzas bajo control y la seguridad de que tu ingreso será regular puedes pensar en nuevos créditos.

Artículos relacionados:

La microinversión como alternativa de ahorro

Cuando ahorrar te hace gastar más dinero

Ideas para ahorrar según la neurociencia

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.