Jóvenes disparan las alertas en los mercados

Vive mejor

Cuando hay para carne, es vigilia dice un dicho popular que habla de que a menudo lo que deseamos llega en el momento incorrecto.

Y esto parece que están sintiendo los empresarios, pues la generación Z representa nada menos que el 24% de la población mundial. Una cuarta parte de los consumidores ha llegado a la edad de tomar sus propias decisiones, pero su mentalidad no las hace un bocadillo fácil para las voraces marcas que les encantaría reclutarlos como fieles consumidores de sus productos o servicios.

Muchos estudios revelan que los jóvenes que actualmente están entre los 15 y los 25 años les gusta la transparencia, la autenticidad y la diversidad, lo que no los hace proclives a la fidelidad a las marcas, sino a sus propios valores.

Las empresas tradicionales no la tienen fácil con una generación que investiga por sí misma, que está preocupada por el daño ambiental y por las oportunidades de trabajo que en el futuro se le presenten.

La revista Forbes escribió que los ejecutivos de las grandes empresas, antes este reto, tendrán que “pensar fuera de la caja” para poder ofrecer servicios que satisfagan las demandas de la generación Z.

Menciona, por ejemplo, que la industria automotriz tendrá que resolver el tema temas ten extremos como la propiedad de los autos, pues al ser financieramente más analíticos es probable que respondan mejor a servicios tipo Uber que a los tradicionales esquemas de compra que hasta la fecha se ofrecen.

Esta generación, que es 100% nativa digital, es decir que sus miembros nacieron cuando internet ya existía, no compra de modo tradicional. Prefiere el consumo generado por el consumidor y atiende más las opiniones de sus contactos en internet en los que confía. Tampoco creen en la opinión de “Influencers” importantes, como he hemos explicado en otro post

En ese sentido la velocidad del cambio es realmente vertiginosa. En sólo dos días y medio el grupo de K-PopBlack Ping alcanzó 100 millones de vistas de su vídeo musical “Kill this Love”. Pero también rompió el récord del vídeo que acumuló más vistas en un solo día. Ahora llega a casi 300 millones de vistas y seguramente seguirá creciendo.

No hay nada en la historia del mundo musical, el disco de rock más vendido del mundo es The Dark Side of de Moon lanzado en 1973 por Pink Floyd con 50 millones de copias. Claro que se puede argumentar que no es lo mismo copias vendidas que vistas de un vídeo, pero también debemos considerar que no existe marco de comparación, ahora el poder de la decisión está en los dedos de los jóvenes, no en el poder de difusión de los medios.

El tsunami del Pop Coreno es una muestra de como la industria musical se está reconvirtiendo para crear ídolos en la era digital, territorio de la generación Z.Pero estas ventas no surgen por generación espontánea, hay una industria detrás que prepara a estos jóvenes para que cuando salgan al mercado esté todo listo para que sean un éxito. ´

Este tipo de empresas es la que ha entendido lo que está funcionando en el nuevo mundo y quizás el resto de las empresas que quieran sobrevivir tendrán que aprender de ellas

Artículos relacionados:

La credibilidad inestable de los influencers

El mundo no está preparado para los cambios que exige la generación Z

El móvil o la vida en tu mano

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.