El riesgo controlado del salto en paracaídas

Vive mejor

A la mayoría de las personas no les gusta toman riesgos. Esto es algo natural, nuestro cerebro busca que sobrevivamos y nos manda alertas cuando estamos frente a un evento que considera peligroso para nuestro bienestar.

Y aunque es un mecanismo de sobrevivencia que se desarrolló en tiempos remotos, cuando había peligros en la naturaleza, funciona también para decisiones que tomamos en las ciudades, donde podemos perder algo, como ocurre en el mundo de las finanzas.

A nadie le gusta perder dinero.

Pero tomar decisiones que implican cierto nivel de riesgo ha sido necesario para nuestra evolución. De no ser así probablemente todavía viviríamos en cuevas, sino es que ya hubiéramos sido extinguidos por una especie más propensa a tomar decisiones riesgosas y descubrir nuevos entornos de mayor riqueza.

En el plano personal ocurre lo mismo, si queremos progresar es necesario tomar decisiones que tengan cierto nivel de riesgo y en el caso de las finanzas implica un específico nivel de preocupación por no saber que pasará en el futuro con nuestro dinero. Se le conoce como incertidumbre.

En el mundo de las finanzas se le ha llamado aversión al riesgo. Se sabe que hay personas que prefieren no arriesgar a pesar de que la recompensa puede ser mejor. Especialmente se refiere al mundo de las inversiones.

Pero en el caso del crédito hay una diferencia: sí podemos predecir que pasará con nuestro dinero si estudiamos bien a qué tipo de compromiso estaríamos tomando en caso de firmar un contrato de crédito.

Es decir que, si nos preparamos, nosotros podemos reducir el nivel de preocupación (incertidumbre) cuanto tomamos un crédito. Hay muchas personas que no toman el crédito porque lo consideran peligroso o un robo en despoblado, pero en realidad es porque no se han ocupado por conocerlo.

Al final de cuentas es como cualquier otra mercancía, alguien gana por ofrecernos dinero. La pregunta es cuánto, cómo y en qué condiciones, si no nos gusta podemos compararlo con otro tipo de créditos que haya disponibles en el mercado.

Algo similar ocurre el vídeo que publicamos en este post, la chica se prepara para saltar en paracaídas por primera vez. En realidad en ese momento ya está lista. Se ha preparado para el salto, se ha asegurado que se haya armado bien el equipo y que esté bien asegurado. Sabe perfectamente lo que tiene que hacer. Sólo falta hacerlo y en eso hay una lucha en su cerebro que le alerta sobre los riesgos, pero también sobre los beneficios, el resultado de este balance derivará en el salto, que tiene altas probabilidades de ser exitoso porque se ha preparado bien.

Artículos relacionados:

Dinero y finanzas fáciles

¿Tarjetas de crédito riesgo real para tus finanzas?

¿Es un riesgo consultar al buró de crédito?

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.