No dependas del dinero de nadie

Haz patrimonio

Si miramos al futuro cada vez más personas están convencidas que tenemos que observar la economía, el bienestar y el manejo de nuestras vidas de una manera diferente a como lo han visto las generaciones anteriores

La forma en como nos hemos organizado, como sociedad, se ha salido de las manos del control de los individuos.

En realidad, como personas, no tenemos manera de regular nuestro destino. El trabajo, sueldo, permanencia en el empleo, seguridad social, bienestar y retiro no dependen totalmente de nosotros, sino de las empresas que nos contraten y gobierno que lo administre.

Y con esos dos entes (gobierno y empresas) no les ha ido de todo el bien para la mayoría, especialmente para las nuevas generaciones que no tienen claridad sobre cómo construir un futuro próspero. Al contrario, las tendencias indican menos empleo de calidad, mayor daño ambiental y por lo tanto menos calidad de vida.

¿Es posible organizarse de otra manera?

Desde hace décadas algunos soñadores han creído que sí. Y le han intentado con distintas modalidades y llamándoles de diferentes maneras: economía local, economía azul, agricultura de autoconsumo, vida lenta.

Incluso algunos teóricos de la globalización alertaron de la importancia de insertarse a esta tendencia sin una visión local. Pero el cambio fue tan acelerado y otras tendencias de pensamiento tan fuertes que nos enganchamos con modos de vida propuesto por la comodidad de los precios bajos y nos despreocupamos por nuestro entorno local, lo que nos ha llevado a la situación actual.

La buena noticia es que las propuestas de estos locos han cobrado cada vez más fuerza, especialmente por el interés que han mostrado en convertirlas en realidad los jóvenes de la generación Z, también llamados Centennials.

Su visión renovada se hace presente en todas partes, desde sus protestas contra el daño ambiental, hasta sus reuniones anti modas y redes sociales como Monkey que buscan la promoción de otras formas de diseño de ropa y productos personales.

¿En qué consiste esta visión?

Todas las modalidades buscan con diferentes niveles de intensidad que los individuos recuperen el control de la economía

Se les puede entender como finanzas sostenibles, aunque en su concepto genérico si se incluye el papel del gobierno

La institución Swiss Sustainable Financehace esta definición:

“Las finanzas sostenibles se refieren a cualquier forma de servicio financiero que integre los criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en las decisiones comerciales o de inversión para el beneficio duradero tanto de los clientes como de la sociedad en general.”

Como todas, su definición es difícil de entender, pero el objetivo es construir mercados (lugares físicos o virtuales donde se intercambian mercancías) que contribuyan a la creación de valor no sólo en términos económicos sino también en aspectos tan importantes como el medio ambiente y la sociedad.

Es decir, se trata de tener un crecimiento y progreso económico, pero teniendo presente la importancia de restaurar los sistemas ecológicos y mejorar la diversidad cultural y el bienestar social.

Es altamente probable que muchas empresas grandes se integren a esta visión, pero el papel protagónico lo tienen las personas, en la búsqueda de construir su bienestar sin depender de las decisiones de terceros y en este objetivo juegan un papel importante el consumo consciente y el pequeño empresario social.

Sin descartar la producción de productos de alimentos, bienes y servicios para el autoconsumo o el intercambio local, bajo la idea de que si mejora la comunidad del individuo el impacto en cada uno de sus miembros es palpable.

El sistema financiero que surja de esta tendencia está por diseñarse, hasta ahora se ha hablado de microfinanzas, pero son proyectos para ayudar a comunidades de pobreza extrema y en la mayor parte de los casos se refiere a los microcréditos, una poderosa herramienta para dar confianza a microempresarios que reciben el aval de una pequeña comunidad para sus proyectos.

Por ahora las actividades que se incluyen en el rubro de finanzas sostenibles, son fondos sostenibles, bonos verdes, inversiones de impacto, microfinanzas, propiedad activa, créditos para proyectos sostenibles.

Para aún falta mucho camino por recorren en el terreno de las finanzas personales en rubros como el ahorro, la inversión, la creación de fondos sustentables para el retiro y una nueva modalidad de crédito sustentable, que amplíe su circulo de influencia para que se use para el bienestar y se oriente a gastos de economía sostenible.

Sin embargo, la visión de finanzas personales ya puede aplicarse en cada uno de nosotros, buscando que el manejo de nuestras finanzas evite el consumismo, el crédito excesivo y se oriente al ahorro, uso del crédito como herramienta para fortalecer nuestro patrimonio y decisiones de vida que eviten dañar el medio ambiente y no consideren el entorno como un lugar donde se concreta nuestro bienestar.

Artículos relacionados:

Lo que debí saber del dinero

Dinero fácil

Dinero y finanzas fáciles

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.