El móvil o la vida en tu mano

Vive mejor

Se dice que los Centennials o gen Z no se despegan de su teléfono, pero nadie parece estar comprendiendo este fenómeno.

Como se puede ver en la infografía de abajo es el dispositivo que más usan, con lo que desplazan al tercer lugar el uso de otros dispositivos como la computadora, lo que para las generaciones que le preceden es algo difícil de comprender.

De hecho, cualquier cosa se puede hacer en el celular. Desde tener una intensa vida social hasta crear obras de arte.

Hace algunas semanas conocí una artista digital enfocada a la creación de obras visuales. La actividad artística me tomo por sorpresa, pero fue nada cuando me explicó que todo lo podía hacer desde su teléfono móvil.

Lo peor de todo fue cuando me enteré que no es una novedad, el momero Trino ha dado talleres sobre arte digital usando un teléfono LG y telefónica tiene una aplicación que se llama MobileArt.

Un magnífico ejemplo es Charlie Davoli, quien se ha consagrado como un gran artista logrando resultados sorprendentes creados con un iPhone

Pero esto es sólo un ejemplo, también hay aplicaciones para hacer vídeos, manejar tu tiempo, jugar, compartir música, administrar tus finanzas, hacer amigos, conversar con ellos, verlos en tiempo real, hacer transacciones financieras. 

De hecho, ahora estoy reformulando la pregunta ¿hay algo que no se pueda hacer desde un teléfono móvil?

Para las generaciones que nacieron después de la popularización del teléfono móvil, este dispositivo es un objeto natural en su entorno. No pueden imaginarse un mundo sin ellos, porque en su mundo siempre ha existido. Simplemente lo usan como un dispositivo que está en su entorno.

El problema para entender este fenómeno es para las generaciones anteriores. Y quizá lo estén entendiendo mal.

Cuando una psicóloga como Jan Twenge, autora del concepto iGEN escribe con preocupación de cómo las pantallas están provocando jóvenes infelices y aislados quizá podría tener un problema de enfoque. No es que esté mal informada, pues ha estudiado a los adolescentes en sus diferentes generaciones, simplemente no podríamos entender este fenómeno con las mismas métricas con las que se midieron a jóvenes cuando este dispositivo no existía.

Siempre que escribo sobre nuevas tecnologías recuerdo aquellas protestas de los expertos de la época cuando se inventó la imprenta, pues pensaban que con esa tecnología la humanidad perdería su capacidad de memorización. Y así fue, ya nadie se aprende los libros de memoria para poder conservarlos, pero tampoco nadie duda de lo que la humanidad se ha desarrollado apoyándose en el uso de la imprenta para difundir información.

Debido que la generación Z está conectada constantemente, no están aislados ni deprimidos, en realidad están interactuando más con amigos que las generaciones anteriores.

MaryLeigh Bliss, directora de contenido de la empresa de mercadotecnia Ypulse, parece tener un enfoque más adecuado:

"La tecnología está integrada perfecta y vitalmente en sus amistades -explica-. Hasta el punto en que vemos tendencias como lugares de reunión en vivo, transmisión en vivo de un amigo a otro, mientras hacemos cosas mundanas como la tarea. Ni siquiera están hablando”. De hecho, en un panel muchos de los participantes de la generación Z informaron que conversan constantemente con sus amigos, ya sea en grupos de chat en sitios de redes sociales como Instagram o WhatsApp, o en plataformas de video como FaceTime.

Si las generaciones anteriores sufren de interrupciones en sus conversaciones por las intervención de los dispositivos móviles quizá se trate más de un fenómeno de adaptación que de uso de la tecnología. Los miembros de la generación Z no parecen molestarse tanto si uno de los miembros en una conversación se desconecta por unos instantes mientras contestas algo en su teléfono móvil.

John Richardson, profesor adjunto de la Universidad de Ottawa y director de inglés en Ashbury. Universidad explica:

“Hay reglas que los geniales Zers siguen cuando a una persona se le permite mirar su teléfono, siempre que al menos otras tres participen en una conversación. Es una comprensión intuitiva de que no todos pueden estar mirando sus teléfonos a la vez ".

Esta regla social no hablada estipula que, en un grupo de cuatro o más personas, siempre y cuando tres estén activamente comprometidas en la conversación, uno puede mirar su dispositivo sin ser percibido como grosero o auto obsesionado.

En perspectiva el hecho de que todo se pueda hacer desde un móvil nos esta permitiendo entrar a un mundo mucho más libre. Un ejemplo simple puede ilustrarlo: en una junta de negocios un participante de la generación X acudirá a la cita con una pesada laptop y una agenda. Es posible que si fuera miembro de la generación Y llevaría sólo la laptop y su teléfono celular. Pero el joven participante de de la generación Z irá sólo con su teléfono móvil y no le hará falta nada más.

Fuente Infografia

Artículos relacionados:

¿Usarías tu celular como contraseña de todo?

El lado oscuro de tu teléfono móvil

¿Cuál es la mejor opción de crédito para comprar un celular?

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.