La Inteligencia Artificial controlará tus caprichos irracionales

Vive mejor

En un futuro no muy lejano tus tarjetas de crédtido podrían estar insertado en tu piel, con holograma en lugar de pantalla que se proyecte en tu mano o en la pared que obedezca órdenes mentales y que contenga un asistente virtual con más información e inteligencia que tú mismo, en tu papel de usuario de ese dispositivo.

No es una locura, estos inventos ya se están probando ahora y podrían convertirse en realidad en unos años

¿Suena estimulante o aterrador?

Además del tema de la privacidad que dejaremos para otra ocasión, quizás el asunto más preocupante de todos sea la inteligencia de nuestro asistente privado: será capaz de conocernos más que a nosotros mismos y de consejero y fiel servidor podría convertirse en un ente esclavizante que no nos deje en paz, si nos salimos de los parámetros que nosotros mismos establecimos.

Los expertos hablan del desarrollo de una inteligencia artificial profunda que será capaz de entender nuestras emociones, ayudarnos a evitar errores, administrar nuestra economía, realizar pagos, pedir comida e incluso negociar con otras máquinas con la misma inteligencia artificial.

Serán incluso capaces de polemizar con nosotros, estimularnos si estamos tristes o aconsejarnos con información

¿Quién no quiere un asistente así?

El límite podría estar en nuestra libertad de tomar nuestros propios riesgos, de ser un poco irracionales, de dejar de seguir los consejos del libro y crear nuestros propios caminos, decisiones propias de todo ser libre que toma en sus manos las riendas de la libertad.

En el entorno del manejo de nuestras finanzas, por ejemplo, pensemos que configuremos en las decisiones que administre nuestro asistente virtual, metas como que ahorraríamos el 10% de nuestros ingresos y no rebasaríamos el uso de nuestra tarjeta arriba del 35% del límite de crédito. Ambas decisiones muy apropiadas para mantenernos en un estado de bienestar.

Pero ¿qué pasaría si encontráramos una oportunidad de compra, que nos haga gastar lo que ahorramos y sature nuestras tarjetas de crédito, porque estamos ante el umbral de una gran oportunidad de negocios?

Quizás ni siquiera de negocios, simplemente de cumplir nuestros sueños. ¿Tendríamos que polemizar con nuestro asistente virtual para que nos deje realizar esta compra irracional? O apegarnos a las decisiones racionales que tomamos en un momento de frialdad y aceptar que no aceptaremos ningún riesgo.

La segunda opción parece muy prudente, pero al menos yo no sería feliz con ella. Tampoco lo serían muchas personas que han roto las reglas para seguir sus sueños.

En beneficio del papel del asistente virtual es muy bueno que nos asesore en no saturar nuestras. tarjetas de crédito, que nos ayude a tomar mejores decisiones para mejorar nuestro score de crédito y evite retrasos para mantener impecable el reporte del buró de crédito.

A mi me encantaría. Soy totalero, pero en no menos de una ocasión he pagado un día después porque las fechas de pago no funcionan como las organiza mi mente: la fecha de pago es 20 días naturales después de la fecha de corte.

Lo que significa que, si cierra el día 11 de cada mes, la fecha de pago puede variar desde el último día del mes o el primero del siguiente, incluso en febrero puede ser el día dos o tres de marzo. En este entorno sería ideal que me ayudara un asistente virtual.

Pero las decisiones financieras más importantes prefiero tomarlas yo, aunque me equivoque. ¿Por qué? Porque las reglas automáticas no me ayudan a tomar mejores decisiones.

Si quiero mejorar mis finanzas es mucho mejor que yo aprenda, experimente y aprenda. Esta es la razón por la que no uso ninguna APP de ahorro o de administración de cartera digital. Prefiero mi hoja de cálculo.

Pero si tu ya las usas y te sientes bien con ellas, conoce también como desactivarlas, porque cuando llegue el momento de que tu asistente virtual quiera decir por ti, puedes apagarlo y seguir tus instintos.

A menos que no tengas confianza en ti mismo. Si este es el caso deja que tu asistente virtual maneje tus finanzas, pues la percepción de confianza en cualquier solicitud de crédito es el elemento básico e indispensable para obtenerlo.

Artículos relacionados:

Mejora tus decisiones financieras con inteligencia emocional

Inteligencia y riqueza

Sólo para inteligentes

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.