Tu buró de crédito a los 18

Vive mejor

Al cumplir 18 años adquieres una intimidante cantidad de derechos y obligaciones. Ante la ley eres responsable de tus propios actos, puedes votar, casarte o irte de casa o vivir en donde deseas, pues ya no tienes ningún impedimento legal para tomar tus propias decisiones.

Pero la libertad legal no es suficiente si no cuentas con otra igual de importante pero más difícil de obtener: la libertad financiera. Una liberación tan compleja que a muchos les toma toda la vida luchar por ella sin lograrlo.

La libertad legal se obtiene sin esfuerzo. La económica hay que ganársela, a menos que tengas asegurada una herencia que te de esa libertad justo al momento de cumplir mayoría de edad, situación que te convertiría en la excepción de la regla.

Pero si eres como la inmensa mayoría de la humanidad, a partir de que eres responsable de tus propios actos (quizá antes con la educación) empiezas a luchar por ganar tu libertad económica.

En este contexto resalta la importancia de construir un buen perfil de crédito, pues en la sociedad actual está demostrado que quienes manejan el crédito de modo inteligente y adecuado tienen mayores herramientas para mejorar su calidad de vida, bienestar y libertad económica.

Esto significa que antes de usar el crédito de manera desatada para adquirir tu auto nuevo o pagar todo con tarjeta de crédito, deberías conocer cómo manejarlo bien. La mayor parte de la gente que tiene malas experiencias con el crédito se debe a que desde un inicio no comprendieron.

Pero desarrollar un buen crédito requiere tiempo, por lo que la edad de 18 años es ideal para comenzar a conocer el crédito y cómo puede usarse en tu beneficio.

Estos son los consejos que expertos han preparado para ti, cuando cumples la mayoría de edad.

Entender los fundamentos del crédito

A medida que comiences a construir crédito, debes comprender los conceptos básicos de cómo funciona.

El crédito es un adelanto de tus ingresos. No es un regalo, ni un aumento. Es un adelanto. Lo que significa que cuando obtienes un crédito, lo que ganes después de consumir ese dinero estará reducido por la obligación de pagar el crédito que solicitaste.

Esto significa que el crédito debe tener una razón de peso para adelantar un beneficio que nos es necesario, ya que al solicitar un crédito estamos aceptando que en el futuro ganaremos menos.

Necesitas de un mentor

Un mentor es un consejero o guía que te ayuda a alcanzar un objetivo. En este caso el objetivo debe ser el uso inteligente del crédito. El mentor es necesario porque ni las tarjetas ni los préstamos personales se explican lo suficientemente bien. La distancia que hay entre las reglas pequeñas de los contratos (con términos a veces incomprensibles) de lo que dicen los promotores del crédito es abismal. Un mentor con experiencia en créditos conoce de estas diferencias y puede ayudarte a tomar mejores decisiones.

Pero, además, como no tienes ninguna experiencia de crédito, es posible que algunas instituciones te pidan un aval u obligado solidario que se haga responsable de tus decisiones.

Esto implica una enorme responsabilidad para ambos. Si no cumples con tu responsabilidad estarías traicionando a tu mentor, haciendo pagar tus malas decisiones.

Sin embargo, bien manejado será la mejor forma de entrar al mundo de tu crédito, pues aprenderás de la experiencia y avanzarás a grandes pasos.

Empieza con una tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito son una de las mejores herramientas para construir tu expediente crédito (del que hablaremos más adelante.

No será fácil, pero algunos bancos tienen ofertas para jóvenes, búscalas, También puedes preguntar con tarjetas de crédito de tienes departamentales.

Quizá no obtengas las mejores tasas de interés, o te obliguen a depositar una cantidad, pero recuerda que estás construyendo tu historial de crédito y debes buscar empezar con algo.

Si encuentra una opción cara, usa este producto con mucha moderación. Este ejercicio te servirá para comprender también la forma en cómo se construyen los intereses y la importancia de pagar todo al saldo, como es en el caso de las tarjetas de crédito en donde no se pagan intereses si pagas todo al recibir el corte de tu tarjeta.

Haz tus pagos a tiempo

Si quieres abrirte el paso hacia el bienestar económico apoyándote en el crédito, debes pagar a tiempo. En realidad, no te beneficias retrasando tus pagos, al contrario, te perjudicas. Si crees que con eso perjudicas al injusto sistema económico, tienes que conocer las condiciones del crédito que tomaste para descubrir que el más afectado eres tú, ya que no sólo pagarás tasas de interés moratorio y posibles gastos de cobranza, sino que se registrarán esos retrasos y se te dificultará obtener mejores créditos en el futuro.

Mantén el saldo de tarjeta de crédito bajo

El crédito autorizado no es para usarse. Sólo habla de la confianza que el otorgante del crédito tiene de ti. Eso es una de las primeras cosas extrañas con las que te enfrentaras y a las que muchas personas les causa confusión. Si tienen una línea de crédito la consumen de inmediato y luego empiezan a pagar el mínimo, empezando su tortura con las tarjetas de crédito, altas tasas de interés y un aumento incomprensible de su deuda a pesar de sus pagos puntuales.

La clave de uso de la tarjeta de crédito es un análisis personal que considere la cantidad que puedes pagar de un crédito sin sacrificar tus gastos personales y sin cerrarte a otras posibildades como el ahorro para otros proyectos.

El límite que los expertos recomiendan para endeudarse es que tus pagos nunca superen el 30%, pero tampoco es un criterio que te conviene. Esto te servirá en el futuro para valorar si tomas un crédito importante, ahora estás en un ejercicio de aprendizaje por lo que debes de probar con una cantidad mucho más reducida.

Desde el punto de vista del saldo de tu deuda comparado con tu límite de crédito, un buen criterio también es el 30%., si no rebasas este límite el manejo de tu crédito será prudente y te ayudará a mejorar tu perfil de crédito.

Idealmente, debe pagar su saldo por completo cada mes para evitar intereses y mantener este uso del crédito bajo.

Después consigue un préstamo

Por lo general, no es una buena idea obtener un préstamo solo para obtener crédito, ya que no debe endeudarse solo por el bien de su puntaje crediticio. Pero si tiene una razón válida, como la necesidad de un automóvil para la universidad, un pequeño préstamo a tu nombre puede ayudarte obtener un crédito mayor.

Esto no debe hacerse de inmediato, sino cuando ya has logrado tener un manejo adecuado de tus tarjetas de crédito y su uso está funcionando en tu beneficio.

Revisa tu reporte de crédito

La gente suele decirle buró de crédito, pero su nombre correcto es Reporte de Crédito Especial. Lo manejan los buró de crédito que hay dos autorizados en México: Círculo de Crédito y Buró de Crédito. No te sorprendas en este caso una de esas dos compañías tiene como nombre autorizado el concepto genérico, pero por ley ambas empresas, que su nombre correcto es Sociedades de Información Crediticia (SIC), tienen la misma información, por lo que es indistinto consultar tu reporte de crédito en cualquiera de los dos buró de crédito.

Es importante que sepas que esto lo puedes hacer sin costo una vez al año, pero lo recomendable es hacerlo a menos dos veces al año, para estar seguro de que llevas las cosas en orden.

La información contenida en tu reporte de crédito determina score o calificación de crédito. Las puntuaciones de crédito más altas son más atractivas para los otorgantes de crédito y por lo tanto te ofrecerán mejores ofertas.

Los factores que influyen en tu puntuación incluyen:

Historial de pagos

Edad promedio de las cuentas

Uso menor del crédito en relación con tus límites autorizados

Mezcla de diferentes tipos de crédito

Uso regular de nuevos créditos

Como adulto recién estrenado, algunos de estos factores pueden no aplicarse para ti. Sin embargo, es importante que los conozcas ya todos pueden afectar de manera negativa o positiva su puntaje, dependiendo de tu comportamiento como consumidor.

Educarte sobre el crédito ahora te ayudará a evitar errores costosos en el futuro.

Mantenlo simple

Cuantas más tarjetas de crédito y préstamos abra, más posibilidades tendrás de perder el control de tus créditos.

Cuando recién estás comenzando, lo recomendable es hacerlo de manera segura y administrar una tarjeta de crédito básica y / o un préstamo pequeño hasta que te familiarices con esta herramienta.

Con el tiempo, puede comenzar a agregar otras tarjetas de crédito o préstamos a la combinación, diversificando tu perfil de crédito y agregando más oportunidades para construir tu perfil de crédito.

Debido a que la antigüedad de tus cuentas afecta tu score de crédito, cuida tus créditos y mantenlos activos.

Fuente

Photo by Alexis Brown on Unsplash

Artículos relacionados:

Construye tu riqueza a partir de los 18

No está el mundo preparado para los cambios que exige la generación z

Dinero fácil
© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.