Cómo ganar dinero con lo que nadie quiere hacer

Cómo salir de deudas

Ganar dinero con lo que nadie quiere hacer es una máxima de los emprendedores exitosos, que buscan oportunidades en donde nadie las ve.

Aunque no es suficiente con detectar la necesidad, el encontrarla es un gran paso, pues a menudo nos ocurre que nos alejamos de lo que nos molesta, sin pensar que detrás de este sentimiento podría haber una oportunidad de crecimiento personal y de dinero.

Pero el origen de esta visión de crecimiento es más antiguo, hay varios antecedentes quizá el que nos ofrece una mejor visión de cómo aprovechar estas oportunidades y nos ofrece los mejores consejos es el que se puede encontrar en el taoísmo al recomendar a las personas ser como el agua, por las cualidades que ésta tiene:

-Es humilde: crece con tranquilidad, su superficie es tersa, su cuerpo es fluido, se diluye y se aleja sin hacer ruido, fluye con calma, de modo agradable a la vista de todos

-Está atenta a la oportunidad, cuando fluye siempre encuentra un rincón donde puede permanecer, tarde o temprano encuentra esa pequeña grita por donde fluir y continuar su camino

-El cambio la define. Jamás se resiste al cambio, incluso lo provoca, no se detiene, adquiere la forma de lo que le rodea, se es necesario doblar su camino lo hace sin dudar, si se tiene que frenar acumula sus fuerzas para crecer y subir la altura que sea necesaria.

-Es poderosa. Su fuerza esta en la persistencia, al principio se adapta, pero su fluidez va transformando todo incluso las piedras del rio que terminan por redondearse al paso del agua. Cuando es muy poderosa y una fuerza la contiene puede explotar y ser destructiva, como cuando se rompe una presa o nos llega a través de un ciclón

¿Es posible encontrar oportunidades de crecimiento financiero aprendiendo de estas cualidades?

Tomomichi Takahashi, un empresario obviamente japonés es un buen ejemplo

En septiembre de 2008 cuando ocurrió la crisis financiera por el desastre provocado por Lehman Brothers, la consultora de su propiedad estuvo a punto de quebrar.

Ante tal situación decidió que estaría dispuesto a hacer lo que fuera, incluso cambiar el giro de la empresa para subsistir, bajo esa presión pensó que la gente podría interesarse en una solución que les evitara tener que estar llenando formularios, ingresar datos o revisar facturas

De este modo, por presión y accidente su empresa pasó de ser una consultora financiera a una empresa que ofrece soluciones robóticas para automatizar procesos que tiene operaciones repetitivas

Sus clientes fueron, por supuesto empresas conocidas que adquirieron con gusto su solución que actualmente se vende a más de 500 compañías, entre ellas algunas muy grandes como Mitsubishi UFJ Financial Group, Nippon Life Insurance y SoftBank.

Ahora vende más de 9 mil millones de Yenes y espera duplicar su crecimiento para el siguiente año, con un negocio de vanguardia.

Takahashi tuvo, quizás sin saberlo esas cualidades del agua que le ayudaron a alcanzar el éxito: fue humilde para reconocer que estaba en riesgo de perder su empresa y para pensar en necesidades que nadie quería resolver, fluyo para aprovechar una oportunidad, sea adaptó a las nuevas necesidades, espero para crecer y ahora esta a punto de explotar con un poderoso crecimiento.

Quizás te parezca demasiada suerte, pero no habría llegado si no hubiera estado dispuesto al cambio y sino hubiera tenido la humildad para hacer lo que nadie quería hacer.

Pero también es preciso reconocer que aquí falta mencionar una cualidad del agua más: el talento para hacer algo novedoso, único que tenga la capacidad de resolver una necesidad de un modo diferente que permita el negocio.

Este talento necesario en cualquier empresa o acción que se busque para ganar dinero es necesaria, para esto se requiere estudiar, conocernos a nosotros mismos para reforzar mediante el uso de información nuestras cualidades y estar listos para aprovechar las oportunidades que la vida nos presente.

Esta última cualidad no se sabe si la tiene el agua. Algunas disciplinas como la homeopatía dicen que sí la tiene y por eso diluyen un compuesto en su solución varias veces hasta que se obtienen las cualidades esperadas.

Aunque para muchos científicos la homeopatía no se considera una ciencia, de cualquier forma, su visión sobre la refinación del agua a través de diluirse para destacar la cualidad más curativa es muy útil para comparar las cualidades del agua con las que tiene que desarrollar un emprendedor. En este caso la de la cualidad de solucionar problemas a través de adquirir un conocimiento y nuestro esfuerzo para asimilarlo tantas veces como sea necesario, a través de la práctica y la experimentación, hasta que se convierta en un talento único que pueda ser útil a los demás.

Imagen de distel2610

Artículos relacionados:

Aprender de budismo manejo responsable del dinero<

Pedir un préstamo para pagar deudas

Si odias limpiar tu casa podrías bloquear tu independencia financiera

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.