Deudas que enferman

Cómo salir de deudas

La Asociación de Deudores Anónimos, creada en 2008, que tiene como misión ayudar a las personas a dejar de incurrir en créditos injustificados que se adquieren sin la voluntad de pagar, explica la razón de este problema: las deudas, en estos casos, son la manifestación de síntomas y signos de una enfermedad mental emocional y adictiva conocida como endeudamiento compulsivo.

El endeudamiento compulsivo se trata, en esta asociación, como una adicción ya que a las personas que lo padecen tienen el deseo incontrolado de comprar cosas a crédito, sin pensar jamás en la forma en cómo será pagado.

Es decir, realiza compras con dinero que no tiene y que no tendrá nunca generando una bola de nieve que culmina con la adquisición de deudas impagables en tarjetas de crédito y cualquier otro tipo de deuda que les permita seguir adelante con sus compras.

Sin embargo, de acuerdo con la psicóloga Raquel Puig, este tipo de comportamiento en el diagnóstico clínico no se reconoce este tipo de trastorno, de modo que quien lo padece es considerado como un padecimiento de “Trastorno del control de impulsos no especificados”.

Las compras compulsivas que deriva en perdida de control de los créditos tienen estos posibles orígenes:

-Realizar una conducta repetitiva que genera satisfacción (la compra) hasta que se convierte un hábito compulsivo por consecuencia no se reflexiona en sus consecuencias (el endeudamiento), como ocurre con otras adicciones con las cuales no se piensa en los daños a la salud que se están causando.

-Este placer por la compra puede ser disparado por la idea de ahorro cuando una persona se encuentra con una oferta o descuento real o ficticio, funciona como una especie de promesa de placer sin costo o con un costo reducido que a las luces de la oferta de placer el costo luce insignificante y a largo plazo si se paga con tarjeta de crédito.

-Porque una persona no se siente capaz de afrontar algún aspecto de su realidad, o no sabe como afrontar sus problemas personales por lo que busca compensar sus carencias con una conducta compulsiva como un escape emocional. Comprar gastando todo el dinero o a crédito si no se tiene para callar un dolor emocional.

Debido a que es un comportamiento emocional, la razón no juega en las decisiones. Por lo que es inútil pensar que quien padece de este trastorno reaccione con una explicación racional de las consecuencias.

La solución es resolver las causas de ese dolor emocional o de la búsqueda de un placer repetitivo y estéril. A menudo se requiere de la ayuda de un profesional y el refuerzo de un grupo de apoyo como el de los deudores anónimos.

Debemos comprender que las causas de esta conducta pueden encontrarse en lugares muy profundos de nuestra mente como puede ser la carencia de atención materna, una experiencia que disparó un temor irracional al dolor o algún motivo que no será identificado fácilmente.

Cualquiera que sea la razón la cura llegará cuando ocurra un crecimiento emocional que mitigue el dolor que ha provocado estas conductas compulsivas.

Debido a esta dificultad, las personas que desean curarse necesitan reconocer su poca fortaleza para sostenerse en su decisión y pedir ayuda de familiares, amigos y personas especializadas.

Este tipo de asociaciones funciona de una manera adicional al de los alcohólicos anónimos, estar sobrio, en este caso sin deudas nuevas, sólo por hoy, bajo la idea de que se tratará como un padecimiento incurable con el que hay que luchar de manera permanente.

¿Cómo saber si sufres o puedes sufrir este padecimiento? Si tus problemas con el pago de tus créditos te han ocurrido varias veces, debes considerar seriamente que necesitas apoyo.

Imagen

Artículos relacionados:

¿Eres una deuda o un crédito?

Calcula tu capacidad de endeudamiento

Signos de que tendrás problemas de endeudamiento

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.