Cuando la compra de una casa afectar tu bienestar

Tu hogar

Comprar una casa es un sueño de muchas personas, incluso se puede considerar una meta de vida. Debido a los años que tarda en pagarse la hipoteca muchas personas tratan de empezar lo antes posible: comprar a cualquier costo, sin analizar si es el mejor momento, la mejor opción o el mejor lugar.

Hace unos días una amiga me preguntó: “¿todavía el Infonavit sigue siendo el mejor crédito para comprar un departamento?” Le respondí que desde hace muchos años esta institución había dejado de ser una buena opción para créditos y que hasta el momento los que ofrece la banca privada son mejores opciones.

Esta percepción está muy arraigada en la gente. Las personas "congelaron" las bondades de una institución que cambió totalmente en décadas, lo que se propicia que se tomen decisiones sin analizar más opciones.

No hay razón por la cual esperar que la gente este al tanto de lo que está ocurriendo con los créditos hipotecarios, especialmente si no piensa tomar un crédito. Pero lo que si debemos considerar siempre es que el mercado de los créditos es muy dinámico y que si vamos a tomar una decisión tan importante como la de adquirir un inmueble debemos estar al tanto no sólo con lo que ocurre en el mundo de los créditos hipotecarios, sino del mercado hipotecario en general.

Hubo un tiempo en que comprar una casa de interés en zonas alejadas de la ciudad de México fueron una gran opción, por los créditos de interés social y porque la ciudad creció de modo que la plusvalía de las zonas ha crecido de forma constante, además de que la comunicación con toda la ciudad también ha ido mejorando.

El pago de los créditos, con la inflación y la tasa fija, dejaron de ser importantes porque se convirtieron en montos pequeños, las familias salieron ganando en todos los sentidos

Pero esto dejo de tener validez con el tiempo. Los créditos con tasas de interés social desaparecieron y la ciudad creció demasiado.

Pero la idea ha sido sellada por los padres en las nuevas generaciones: comprar casa rápido.

Esta urgencia puede hacer que nuestras adquisiciones de inmuebles no signifiquen el incremento en nuestro patrimonio y bienestar, debido justo a que tomamos decisiones precipitadas.

Estas son algunos puntos que pueden convertirse en amenazas a tu decisión de comprar una casa:

Rebasar el límite de capacidad de pago

Los límites de crédito tienen una razón de ser: buscan delimitar nuestra capacidad de pago, si modificamos alguna variable para obtener un crédito, el cambio puede volverse en nuestra contra.

Conozco personas que han vendido sus autos, sacado dinero en efectivo y pedido a sus familiares el dinero necesario para reunir el enganche de un inmueble, sin tomar en consideración que el crédito que están tomando les toma un alto porcentaje de su sueldo. Estas personas se han visto en apuros para pagar todas sus deudas y terminan quedando mal con todas, lo que pone en riesgo su patrimonio.

La recomendación es que, si se va a comprar un inmueble, se planee muy bien el compromiso y esto se hace reuniendo el enganche como si se estuviera pagando el crédito. Los gastos relacionados con la compra de un inmueble no se limitan al pago de la hipoteca, por lo que apostar a que con los recursos de la renta que dejaremos de pagar podremos pagar la hipoteca, es entendible, pero riesgoso si no se consideran que ocurrirán otros gastos relacionados con el cambio de casa.

El lugar es tan lejano de nuestro trabajo que arruina nuestro bienestar

Tenía un amigo que se dormía en los semáforos de la casa a su trabajo. Se levantaba muy temprano pasaba horas en el tráfico de ida y de regreso y su salud empezó a minarse. Se de otras personas que adquieren el inmueble, pero no pueden vivir en él porque está tan lejos que no es rentable el transporte para trabajar.

Este fenómeno está ocurriendo menos ahora, pero sigue siendo un factor de decisión que influye de forma importante en nuestras decisiones de compra, sin duda los lugares alejados de la ciudad son mas espaciosos y algunas veces mucho más agradables para vivir que los lugares cercanos a la ciudad, pero el análisis de la compra de un inmueble así debe de hacerse con los pies en la tierra ¿puedes vivir en él?

Las condiciones del crédito no apoyan el beneficio de la plusvalía

Por regla general, los mejores créditos son aquellos que son pagaderos a 15 años, son de tasa de interés y mensualidades fijas y no ocupan más del 30% de los ingresos familiares. Por supuesto las condiciones de ingreso de las personas son diferentes, pero si el crédito que estás obteniendo tiene otras reglas diferentes a las básicas debes ser muy cauteloso de tu inversión. No importa que tanto te guste un inmueble, si no es buen negocio, no adquieras un compromiso que te costará trabajo cumplir.

Las opciones de trabajo son inestables

Cuando compras una casa, pones raíces. Desprenderse de un alquiler es mucho más fácil que intentar salir de una casa que compró. Si tus condiciones de trabajo pueden cambiar, es mejor tener la libertad de poder cambiar de residencia sin la carga de tener que decidir que hacer con tu nueva casa, mientras buscas un nuevo trabajo o un nuevo lugar de residencia por tu nuevo trabajo.

Si estás en el mejor momento de tu carrera que requiere toda tu atención, busca otras formas de hacer crecer tu patrimonio y mantente en la libertad de poder cambiarte de lugar de residencia sin pérdidas importantes.

Distraes recursos económicos que serían rentables en otra inversión

Si alejas de tu mente el hecho de que no ser dueño de casa te hace menos rico, podrás pensar con mayor libertad. Los negocios rentables son cada vez más difíciles en un mundo donde la competencia es agresiva y las tecnologías cambian aceleradamente el mundo de los negocios. Si necesitas tu dinero para hacer más dinero, no dudes en que vas por el camino correcto, siempre y cuando tengas la prudencia de incrementar tu patrimonio y no ponerlo todo en riesgo.

Quieres usar tu saldo de Infonavit

Muchas veces ésta es la causa por las que muchas personas compraron casa, bajo la idea de que ya llevaban un monto ahorrado, parte del valor de la casa lo pagaría el empleador con sus aportaciones patronales y el resto podría ser una cantidad pequeña para aportar.

Esto no ocurrió en el pasado reciente y aunque existen declaraciones de que esto va a cambiar con nuevas políticas del Infonavit, debe tomarse con cuidado, pues aun no se ha liberado ningún programa y los créditos actuales deben de revisarse y compararse para asegurarse de que en efecto se está tomando la mejor opción, especialmente si esta compra significa un traslado de domicilio que nos lleva a la situación del primer punto.

Hasta el momento, tener un saldo por disponer del Infonavit no es una razón suficiente, deben de contemplarse otros factores que garanticen que la compra de nuestra casa será un éxito.

Te recomendamos este vídeo para mejorar tus finanzas personales

Imagen

Artículos relacionados:

El buró de crédito en solicitudes de hipoteca

Cómo puedes financiar la remodelación de tu casa

Consejos para obtener un crédito hipotecario

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.