Mitos que te impiden ganar dinero

Haz patrimonio

Quizás no haya otro concepto que reúna tantos mitos como el dinero. Al menos es un término muy polémico.

Hay mitos para todo: desde las personas que piensan que el dinero es el origen de todos los males hasta aquellos creen que es indispensable para ser felices. También recordamos, por supuesto, a los que piensan que tiene cualidades mágicas o los que lo consideran un pecado.

La mayoría olvidamos que es sólo una forma de representar la energía que invertimos en nuestro trabajo o negocio. Es un instrumento que nos permite intercambiar el trabajo por otros bienes. El dinero es energía, sí. O, mejor dicho, es el símbolo de energía del esfuerzo invertido en nuestro trabajo y no por esto tiene cualidades mágicas, por el contrario, esta manera de representarlo nos permite medirlo de manera sumamente objetiva.

Hay decenas de mitos en torno al dinero, algunos de ellos pueden ser inofensivos, pero hay otros que nos podrían estar limitando para ganar dinero

La lista es inagotable, pero estos son algunos mitos:

No puedes invertir a menos que seas rico

Cualquiera puede invertir. No se necesita mucho dinero para comenzar a invertir, porque la inversión es un concepto sencillo, se trata de una actividad que consiste en dedicar recursos con el objetivo de obtener un beneficio (1). Invertir es una actitud, una visión del mundo para generar riqueza en lo que hacemos.

Y no sólo pienses en dinero, puedes invertir también tu tiempo, tu esfuerzo, todos tus recursos. Puedes aprender un nuevo talento o habilidad, mejorar tus relaciones sociales o conectarte con personas que te ayuden a alcanzar tus objetivos. El mundo está lleno de oportunidades.

Comprar tu casa es mejor que alquilar

Ya hemos hablado de esto. No siempre es conveniente comprar una casa, especialmente cuando no estamos en capacidad de pagar con comodidad y si distraemos recursos valiosos para poder cumplir con el compromiso de la hipoteca. Si nos enfocamos en invertir para generar riqueza, el comprar una casa en ocasiones puede ser una manera de gastar, no de hacer patrimonio.

Prepárate para determinar el momento adecuado para invertir en una casa con el fin de incrementar tu patrimonio.

No gano lo suficiente para ahorrar dinero

Este es un mito común, ocurre cuando nuestras necesidades superan nuestros ingresos. No sucede a menudo, sino todo el tiempo y esto lo debemos tener muy claro: siempre habrá más posibilidades para gastar, que el dinero que seamos capaces de acumular. Por lo tanto, no podemos esperar a satisfacer todos nuestros gustos y necesidades para después ahorrar. El ahorro es el primer paso para la inversión y éste es el camino más seguro para la libertad financiera. No podemos cerrarnos nosotros mismos el camino hacia nuestra libertad, ahorra una parte e lo que ganas, por mínima que pueda ser esta cantidad, se trata de un principio

Por supuesto esto no significa que en compensación tomes un crédito para gastarlo en algo que no recordarás y que eliminaría cualquier ahorro que hayas hecho.

Recuerda esta máxima: no importa cuánto ganes, sino el dinero con el que te quedas al final del mes.

Retrasar los abonos y pagar el mínimo de los créditos nos permite conservar nuestro dinero

Esto sería verdad si no existieran los intereses. Un (aparente) pequeño porcentaje que tienen la virtud de hacer crecer nuestras deudas a montos inimaginables si nos las mantenemos a raya,

El crédito tiene un efecto psicológico contra el que debemos luchar: nos da una falsa idea de abundancia. Creemos tener dinero, pero en nuestros estados de cuenta tenemos enormes saldos de deudas. Desengáñate de una vez por todas: tu riqueza se mide sumando lo que tienes y luego restando lo que debes. Esta pequeña operación te pueda dar una idea real de que tanto dinero tienes realmente.

Es mejor para tu dinero ser puntual y adelantar los pagos si puedes hacerlo

No necesito preocuparme más por ganar dinero

Ese es uno de los errores más comunes que se dan entre la gente que empieza a ganar mejores sumas de dinero ya sea por un ascenso en su trabajo o por que su negocio está prosperando. Esta abundancia les lleva, a estas personas, gastar más de lo que ganan, no son pocos los ricos y famosos que a pesar de sus ingresos están en bancarrota por olvidar que es importante ganar dinero, pero es más importante saberlo conservar.

Es vergonzoso hablar sobre el dinero

Sí, en ocasiones las finanzas pueden ser un tema incómodo. Pero, si no se habla sobre nuestra situación económica, ¿cómo sabrán los demás lo que pueden hacer para ayudarnos? ¿Cómo sabremos si ganamos poco o mucho?

La capacidad de comunicar temas complejos es una habilidad humana que se desarrolló como una manera de hacer más eficiente el progreso humano. Nuestro destino se construye con base en una buena comunicación y nuestra capacidad de interrelacionarnos con los demás.

Si quieres progresar y ganar bienestar, aprende a hablar de dinero, , no como una bandera de vanidad, sino como un modo de concretar objetivos, escuchar recomendaciones y definir acuerdos con los demás.

Recuerda que el dinero es un símbolo de nuestro esfuerzo y trabajo acumulado y no hay nada de vergonzoso en el ello

El efectivo es el pago más seguro para mantenerte sin gastar

Sí lo es, pero esta costumbre es sólo una prueba de la poca confianza que tienes en ti mismo para controlar tus gastos. Si eres una persona compulsiva esta costumbre funciona muy bien, pero no es útil para las personas que tienen una actitud de inversión como modo de vida.

Esfuérzate por aprovechar los beneficios de los créditos manejar de forma prudente tus finanzas,

Fuente

Imagen

Artículos relacionados:

© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.