¿La humanidad está amenazada por una enfermedad zombi?

Vive mejor

En las redes sociales y en diversos medios ha empezado a surgir la noticia de que Estados Unidos y Canadá están en estado de alerta ante la propagación del mal “ciervo zombi” (zombie deer) un problema neurológico que ha estado afectando a venados, alces y siervos pero que preocupa que la enfermedad pueda mutar y afecte a humanos, si se consume su carne.

Ante esta información surge la inquietud de que se pudiera hacer realidad la amenaza zombi narradas en un sinnúmero de historias apocalípticas en películas y videojuegos. ¿Es esto posible? ¿La humanidad está realmente amenazada?

Aunque la alerta emitida por las autoridades es cierta, quizá se esté exagerando un poco por lo sugestiva de idea de que el tema zombi, que ha inspirado juegos, bailes y parques temáticos, de pronto tenga un destello de convertirse en realidad.

La verdad es que de acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades se han notificado casos de caquexia crónica (CWD), el nombre científico de la enfermedad ciervo zombi en 24 estados y dos provincias de Canadá.

Hasta ahora, este mal sólo se ha propagado en ciervos, alces y venados, pero las autoridades de Estados Unidos han emitido una alerta para que la gente evite consumir carne de este tipo de animales, por el riesgo de que puedan estar contaminadas.

Ningún humano ha sido contagiado, pero el año pasado un estudio canadiense demostró que macacos infectados con CWD desarrollaron la enfermedad, por lo que se infiere que sí puede ser una enfermedad que afecte a los seres humanos.

Expertos de la Universidad de Minnesota argumentan que la CWD debe tratarse como un problema de salud pública. Michael Osterholm, especialista de este centro educativo explicó que: "Es probable que los casos de caquexia crónica asociada con el consumo de carne contaminada se documenten en los próximos años", agregó que " Es posible que el número de casos en humanos sea considerable y no eventos aislados ".

Sin embargo, aunque se le define como al mal del ciervo zombi, este calificativo es más de forma que de fondo.

En el sitio del departamento de Salud del estado de Indiana (EUA) puede leerse:

“La Caquexia Crónica es una enfermedad del sistema nervioso del venado y el alce. Los agentes que causan estas infecciones se llaman priones, una forma anormal de una proteína natural presente en el sistema nervioso.

“La enfermedad fue reconocida por primera vez en 1967 en un establecimiento de investigación de la vida salvaje en Colorado. Ya se ha diagnosticado en el venado y el alce salvaje en Colorado y Wyoming y en el venado salvaje en Nebraska, Dakota del Sur, Wisconsin, Nuevo México, y Saskatchewan. También se ha encontrado en criaderos de alces en un número de estados.

“La Caquexia Crónica es una enfermedad del cerebro y los animales muestran un comportamiento anormal, desarrollan pérdida de peso crónico, y mueren. Los síntomas incluyen decaimiento, con cabeza agachada, expresión facial en blanco, rechinar de dientes, pérdida de apetito, orejas caídas, y un caminar en patrones repetitivos.

“No hay evidencia que esta enfermedad haya sido transmitida a las personas. Ha habido muchos reportes de supuestos casos humanos; sin embargo, investigación de esos casos reveló otras enfermedades del sistema nervioso, no la enfermedad de la caquexia crónica.

“El riesgo de contraer la Caquexia Crónica es considerado bajo; sin embargo, no se debe comer cualquier animal mostrando los síntomas de la enfermedad. Para reducir el riesgo, no deben consumirse, los sesos, los ojos, la espina dorsal, bazo, o ganglios linfáticos del venado, aunque parezca saludable. “

En realidad, puede entenderse que no se trata de una amenaza zombi, no habrá humanos zombis buscando devorar los cerebros de los humanos sanos, si no que más bien se trata una alerta a la salud como ocurrió hace algunos años con la enfermedad de las vacas locas que podría afectar a los humanos.

Sin embargo, no es una alerta por la que no debamos preocuparnos, los efectos sociales y económicos en una sociedad, cuando se es afectada por una pandemia, son peligrosamente grandes, pues puede provocar escasez de alimentos, aumento de precios, problemas de transporte y riesgos de seguridad alimentaria, así como daños a los comercios, como explica esta gráfica de la FAO:

Fuente de la gráfica

En México hace unos años vivimos una situación que estuvo a punto de desbordarse con el caso de la fiebre porcina, que paralizó por unos días la ciudad de México y causó fuertes pérdidas económicas a empresas, comercios y personas.

Como ciudadanos debemos estar preparados para afrontar casos como estos. Además de seguir las reglas de salubridad que las autoridades proponen es importante que contemos permanentemente con despensa para subsistir algunas semanas, almacenamiento de agua y un fondo de emergencia.

No olvides que invertir en productos imperecederos es también una forma de invertir contra riesgos inflacionarios y un fondo de emergencia puede ser de ayuda vital para casos de urgencia, el ahorro, aunque sea en mínimas cantidades es la opción en la que deberíamos estar pensando.

Debido a que, por fortuna, los mexicanos no hemos sido afectados por fenómenos de este tipo, solemos no estar preparados para acontecimientos que impidan la normalidad en la vida. No hay razón para pensar que esto pueda ser diferente en el futuro. Pero a diferencia de nosotros en países donde si han ocurrido acontecimientos que provocan escasez de alimentos y problemas de comunicación, la gente sabe que debe estar preparada con despensas y fondos de ahorro. Hacerlo nosotros como un ejercicio de prudencia, puede cambiar nuestra mentalidad para ver el ahorro como un modo de conservar bienestar.

Esta preparación puede hacerse en tiempos normales, como los que vivimos ahora, pues nunca sabemos cuando podría ocurrir un suceso alarmante como el que ahora imaginamos.

Imagen

Artículos relacionados:

Deudas no controladas afectan tu salud

Que no te controlen las deudas zombi

La deuda como dolor emocional

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.