Sube Tasa de Interés Interbancaria a 8.25 por ciento

Cómo salir de deudas

Contrario a lo que los analistas esperaban, despediremos el 2018 con la tasa más alta que no se veía desde hace una década, debido a que la Junta de Gobierno del Banco de México ha decidido aumentar en 25 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 8.25%.

Como se sabe esta tasa es la base de referencia sobre la que los bancos deciden sus propias tasas en función de sus objetivos de mercado, rentabilidad y competencia.

Debido a los aumentos regulares que ha sufrido esta tasa en los últimos meses, es de esperarse que muchas instituciones de crédito ajusten al alza las tasas de interés que cobrarán en nuevos créditos, pero es importante recordar en el caso de las tarjetas de crédito cuyo saldo es revolvente, el impacto de este aumento es inmediato, por lo que lo aconsejable es no usarla como crédito sino como sistema de pago, es decir liquidar el saldo para no pagar intereses, mes a mes.

Además, en su comunicado de prensa, el Banco de México alerta sobre los riesgos de inflación:

“La inflación enfrenta riesgos de carácter estructural derivados de la posible adopción de políticas que pudieran conducir a cambios profundos en el proceso de formación de precios en la economía. Además, existen riesgos en el horizonte de pronóstico entre los cuales destaca el que la cotización de la moneda nacional continúe viéndose presionada por factores externos e internos…Adicionalmente, considerando la magnitud de los aumentos recientes en el salario mínimo, además de su posible impacto directo, se enfrenta el riesgo de que estos propicien revisiones salariales que rebasen las ganancias en productividad y generen presiones de costos con afectaciones en el empleo formal y en los precios. Para elevar de manera sostenida el poder adquisitivo de los salarios es necesario considerar el papel de otras políticas públicas, en particular fomentar la competencia en aquellos sectores de bienes y servicios con una participación elevada en la canasta de consumo de los segmentos de la población de menores ingresos. Por otro lado, la inflación también se podría ver afectada en caso de que se observen nuevas presiones sobre los precios de los energéticos o incrementos en los precios de los productos agropecuarios, o si se presenta un escalamiento de medidas proteccionistas y compensatorias a nivel global, o en caso de que se deterioren las finanzas públicas. “

Como siempre ocurre con estos tipos de ajustes y riesgos macroeconómicos, es muy poco lo que un consumidor como nosotros podemos hacer. La recomendaciones siempre quedan en el terreno personal, pero esto no quiere decir que no sean importantes para nuestras finanzas personales, sólo que esto sólo tendrá impacto en nuestro entorno personal y familiar

Como lo explicamos en este post, quienes tienen que tomar medidas inmediatas son los usuarios de tarjetas de crédito. Normalmente las temporadas decembrinas provocan un aumento en nuestro consumo y esto se refleja en el saldo de nuestras tarjetas de crédito. Es tiempo aun de detenernos y ser más prudentes con el gasto, ya que ahora el crédito será más caro.

Si estás pensando en solicitar nuevos créditos, es aconsejable que analices la tasa de interés que te están ofreciendo, pues ahora se volverá un tema aún más importante, los mejores créditos son los que nos ayudan a mejorar nuestra calidad de vida y no aquellos que nos pueden aumentar nuestro estrés por causa de pago.

Otro aspecto que debemos, como consumidores, tomar en consideración es la advertencia sobre una posible inflación que pueda suscitarse en el transcurso del año entrante. Para la mayoría de los consumidores la inflación es un fenómeno relativamente conocido, pero su impacto es muy fuerte en las finanzas personales, pues suben los precios de forma acelerada y el poder adquisitivo se va perdiendo. El problema es complejo, pues además el ahorro también pierde el mismo valor, de modo que con gastar menos no es suficiente.

Lo mejor en estos casos es disminuir los créditos al mínimo posible y si hay un excedente de efectivo orientarlo a inversiones que garanticen la permanencia del valor adquisitivo de nuestro dinero. Esto puede ir desde compras adelantadas de despensa que estemos seguros que vamos a consumir hasta inversiones de bienes inmuebles, la ruta de prevención es compleja pero puede ser un buen propósito del año nuevo el estar mejor preparados desde el punto de vista financiero.

Fuente

Artículos relacionados:

Las advertencias del Banco de México

Cantidad de ahorro más importante que el interés

¿Conviene adelantar los pagos de un crédito?

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.