¿Qué ocurre con los créditos de una persona desaparecida?

Vive mejor

No hay figura jurídica para esta circunstancia por lo que la deuda sigue su curso hasta que cambie su situación legal

Me enteré del caso de una mujer, madre de dos pequeños que se encontraba en una situación casi imposible: su esposo había desaparecido sin saber la razón, por lo que estaba llena de angustia y preocupación por lo que le pudo haber pasado. Pero las malas noticias no paraban ahí, la vida seguía y ahora era responsable de pagar ella sola los gastos de renta, las escuelas de sus hijos y su sustento.

La situación empeoró aún más cuando se enteró que también era responsable de pagar las deudas que su pareja había contraído pues ella había firmado como obligado solidario en todos sus créditos, además de estar casados por bienes mancomunados.

La desaparición de personas es una situación mucho más delicada para el manejo de crédito cuando una persona muere, pues en caso de defunción se activan los seguros que normalmente tienen todos los créditos contratados con un otorgante de crédito autorizado. Pero en el caso de los créditos no hay una figura similar.

En el Reporte de Crédito de los Buró de Crédito, por ejemplo, existe la clave de Observación LO, que significa que el otorgante de crédito no ha podido localizar al titular de la cuenta. La vigencia de sus crédito, intereses y sanciones por lo tanto están vigentes.

De acuerdo con abogados expertos en la materia cuando una persona desaparece sin dejar rastro y sin que sus familiares conozcan su situación o paradero, la ley permite que un juez declare al desaparecido ausente a fin de poder tomar medidas para proteger los derechos y patrimonio del desaparecido.

Pero para lograr esta figura pasa mucho tiempo y requiere la intervención de un abogado y la publicación de edictos que se publican cada dos años hasta que transcurran 6. Estos plazos pueden reducirse hasta 2 años por casos de un naufragio, guerra o inundación o seis meses en caso desastres naturales.

Una vez que se vencen estos plazos se puede obtener por resolución de un juez la Declaración de Presunción de Muerte que puede usarse como un acta de defunción para cancelación de créditos y cobro de seguros ligados a los mismos.

Si se toma en cuenta las cifras publicadas en la prensa recientemente en México hay más 35 mil casos de desapariciones registradas, muchas de las cuales, si son adultos se encontrarían en una situación a las que hemos descrito.

Pero esta cifra se considera incompleta y sólo corresponde a la figura de desapariciones forzadas.

“De acuerdo con el Movimiento Por Nuestros Desaparecidos en México, ‘una persona desaparecida es de quien se desconoce su paradero y se cree, a partir de cualquier indicio, que su ausencia se relaciona con la comisión de un delito’.

“Por otro lado, se habla de persona no localizada, ‘cuando su ubicación es desconocida pero no se relaciona con la probable comisión de un delito.

"Hay casos de personas de las que no se sabe su paradero por voluntad propia, que se alejan de su familia sin mantener contacto y que abandonan sus responsabilidades dejando a sus familiares ante la situación de tener que responder por ellos".

Para fines de crédito la situación de las personas desaparecidas o no localizadas es la misma:

-Sus créditos se mantienen vigentes y en mora, generando intereses y gastos de cobranza

-En caso de que haya aval, obligado solidario o corresponsables de un crédito conyugal, la obligación del pago del sujeto desaparecido recae en estas personas, hasta que no se logre obtener el acta “Declaratoria de Presunción de Muerte” que mencionamos anteriormente.

¿Qué se puede hacer en una situación como ésta?

Hasta la fecha la ley no ayuda ni a las instituciones ni a los familiares de los deudores a resolver un hecho que a todo mundo preocupa, por lo que las recomendaciones que se pueden hacer se encuentran en el terreno de la cultura de la prevención

Todas las personas que contratamos un crédito deberíamos estar conscientes que con nuestra férrea voluntad de pago no es suficiente para hacernos responsables del adeudo. La construcción de un patrimonio de fácil acceso para la familia y evitar créditos que exijan aval o firmas de obligados solidarios.

Todos los créditos, incluso las tarjetas se deben procurar que seamos sólo nosotros los responsables del adeudos, esto les permitirá a los familiares ganar el tiempo que requieren para hacer los trámites indispensables para la protección de su patrimonio y derechos.

En caso de que alguien se encuentre en una situación como éstas, lo mejor es pedir apoyo a las autoridades financieras, quienes tienen la función de apoyar a los ciudadanos sin realizar labores de cobranza. Asistir a la CONDUSEF es un buen comienzo.

Es importante no dejar que el problema crezca por falta de atención. 

Photo by James Garcia on Unsplash

Artículos relacionados

¿Puedo checar el buró de crédito de una persona?

¿Cómo revisar mi buró de crédito?

Buró de crédito rápido y gratis

Circulo Laboral
Auspiciado por:
© 2010-2017 Vivo con crédito. Aviso de privacidad y Términos y condiciones

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.