La vida es una apuesta

Haz patrimonio

La mayoría de nosotros apostamos porque queremos que algo ocurra así. Por ejemplo, si juega nuestro equipo favorito de fútbol deseamos que ganen siempre y los amamos tanto que estamos dispuestos a apostar por ellos.

En otras ocasiones pensamos que se trata de una situación mágica, una fuerza oculta nos llevará al resultado ganador y por lo tanto le pedimos a esa fuerza mágica que nos apoye. Por supuesto casi siempre nos falla, pero nuestra mente nos dice que la próxima si lo hará.

El problema es que nuestro futuro es incertidumbre. Y, de un modo o de otro, podríamos estar tomando decisiones como apostamos: basados en nuestros deseos y esperando la intervención de una fuerza invisible.

Es decir, aunque parezca que si, en realidad no estamos tomando decisiones o -al menos- no de calidad, por lo que nuestra vida es como una veleta totalmente en manos de la fuerza de los vientos caprichosos del destino.

Si miras a tu alrededor probablemente podrías pensar. ¿Quién es capaz de predecir el futuro? Todos tomamos decisiones así.

En realidad, no.

En el mundo de las apuestas, como el póker, a diferencia de cómo apostamos la mayoría de nosotros, los profesionales lo hacen de un modo totalmente diferente: piensan en probabilidades.

Y esta forma de actuar lo cambia todo. No es lo mismo apostar cuando tienes un 30% de posibilidades de ganar que cuando tienes 70%. En ambos casos puedes perder, pero tienes más del doble de oportunidades de ganar que en la primera opción.

Lo mismo ocurre con las decisiones que tomes en la vida. No es lo mismo renunciar a un trabajo cuando tiene el 50% de probabilidades de encontrar otro de inmediato que cuando no sabes tus probabilidades reales.

No es lo mismo contratar un crédito a largo plazo cuanto tienes una certeza del 90% de que lo puedes pagar a tomarlo cuando estás lleno de dudas respecto a las cosas que pasarán en el futuro, lo que bajaría tu probabilidad de pago a un 50%, en cuyo caso es más recomendable no tomar un crédito con esa probabilidad de riesgo.

Si ya imagino, eso de las estadísticas y probabilidades no se te dio en la prepa y piensas que son muy complejas para usarlas en la vida diaria.

Tienes razón, pero puedes simplificar la forma de deducir probabilidades para tomar mejores decisiones.

Se trata de deducir una probabilidad basados en información que sí poseemos

Por ejemplo ¿Cuál es la probabilidad de que estés vivo en los próximos 60 segundos? Digamos que si estás en un lugar tranquilo y protegido y te sientes bien de salud, la probabilidad de que ocurra algo es muy remota, así que tu probabilidad de vivir esta entre el 99.9 o el 99.99 por ciento. Sol que ocurriera algo muy improbable, como la caída de un meteorito o un avión que destruyera el lugar de donde estás, cabría la posibilidad de que murieras en los próximos 60 segundo.

Pero cambiemos los segundos a años ¿Qué probabilidad tienes de estar vivo en 60 años? Si a tu edad actual le sumas los 60 años y rebasas los 75 que es la esperanza de vida actual, digamos que tu probabilidad está en un 10 a 15%. Probablemente la cifra no sea correcta, pero es diametralmente diferente al primer cálculo, así que es una cifra que te sirve para tomar decisiones. Si la llevamos a un extremo y hablamos de tu probabilidad estar vivo en 600 años, la probabilidad es del 0%, nadie ha vivido tantos años.

Quizá fui muy dramático al usar un ejemplo como el de la muerte, pero la esperanza de vida es una cifra que todos conocemos, también estamos seguros de que no somos inmortales.

Ahora tomemos el ejemplo de un crédito hipotecario. ¿Cuándo se tendría una certeza cercana al 90% de que podremos con el compromiso? Cuanto tenemos un trabajo de planta en un lugar muy seguro en cuanto a la estabilidad laboral, como algunos sectores del gobierno, donde sabemos que la mayor parte de la gente se retira por jubilación. En este caso tenemos la certeza de que podremos seguir pagando el crédito a menos que nos ocurra algo extraordinario como la enfermedad de un familiar o un gasto desconocido que vaya más allá de nuestra posibilidades.

Es difícil lograr una certeza del 100%, pero una probabilidad cercana, como en este caso, es una base razonable para tomar una decisión positiva respecto al crédito

¿Pero que llevaría a una probabilidad más baja en el caso de un crédito?

Situaciones como:

-Una menor certeza para conservar el trabajo

-Inestabilidad en nuestra relación de pareja

-La edad de nuestros hijos, si los tenemos, que pueden requerir más recursos económicos para sus estudios o necesidades.

-Una mala perspectiva para el sector de la empresa donde trabajamos

-Condiciones de crédito como tasas variables o ajustes por inflación

Se debe estar consciente de que los cálculos son arbitrarios y probablemente erróneos, pero estamos describiendo un proceso de pensamiento que abandona la decisión basada en deseos por otra que toma en cuenta las decisiones del entorno.

Lo que ocurrirá es que si cambias tu modelo de pensamiento por otro que considere probabilidades, la calidad de tus decisiones mejorará, pero también tu modelo de deducción irá mejorando con el tiempo

Si tomamos en cuenta que hay una inteligencia no consciente y que ésta toma una infinidad de decisiones antes de que nos demos cuenta, lo que se traduce es que esas probabilidades ya han estado siendo calculadas por tu inteligencia no consciente, por lo que esos sentimientos que llamamos intuición deben también tomar en consideración.

Otro elemento que debes tomar en cuenta es que aun con una probabilidad muy alta, las cosas pueden salir mal, pues el futuro está cargado de incertidumbre y en ocasiones algunas variables no pueden ser percibidas, por lo que cuando tomes una decisión, piensa en lo que harás en caso de que tomes una decisión equivocada.

Artículos relacionados:
© 2010-2019 Vivo con crédito.

Aclaración

Este sitio se produce solamente con fines informativos y de entretenimiento. Su contenido no debe ser considerado como consejo financiero profesional.

Es altamente recomendable que usted busque el consejo de un profesional para asuntos financieros serios. Este sitio y su autores se reservan su derecho de expresar opiniones personales en relación con respecto a la oferta de productos y servicios financieros.